We Can Be Heroes impulsa el 'sueño' de su proyecto para ayudar a superar el cáncer de mama

Ana del Fraile, durante su intervención en la presentación de We Can Be Heroes.

El acto de presentación de We Can Be Heroes empezó con una pieza teatral a cargo de la compañía vallisoletana Valquiria que pretendía “vender un sueño” al nutrido e implicado grupo de asistentes al evento.

 

No pudo tener mejor inicio una gala donde se representaba el sueño de Ana del Fraile y Mario Chimeno, impulsores de la plataforma. Han presentado en sociedad ese sueño que ha nacido a través de la experiencia vital en la lucha contra el cáncer a la que tuvo que hacer frente Ana hace apenas un par de años. Esa lucha contra los grandes (y los pequeños) pasos que deben dar tantas mujeres para vencer a la enfermedad y que han sido la inspiración de estos dos emprendedores, bien arropados por una pléyade de colaboradores afines a la causa y a su empuje, es el objeto vital de la iniciativa.

 

Nada mejor que la experiencia, en este caso dolorosa de pasar una enfermedad tan agresiva, para poder ofrecer soluciones que hagan más llevaderos esos pequeños inconvenientes asociados al tratamiento, ese dolor físico y psicológico que requiere toda nuestra comprensión y empatía.

 

We can be Heroes es un proyecto que ambiciona hacer más llevadero este proceso, surgido de la experiencia en primera persona de Ana del Fraile ante uno de los efectos secundarios que se dan al recibir la quimioterapia como son las llagas y la inflamación bucal. El KIT We Can, que consiste en un “Chupa Chups” diseñado y patentado por la asociación que ofrece una alternativa al tradicional hielo o polo que palía en cierto modo estos efectos por la toxicidad del tratamiento, es el buque insignia con el que la plataforma quiere poner en marcha una serie de medidas que lleguen a hacer más llevaderos algunos momentos complicados de la enfermedad.

 

El objetivo, ha traspasado el carácter local de la iniciativa, y We can be Heroes espera poder atender ese llamamiento cada vez más grande y conseguir la financiación necesaria para llegar a fabricar este kit y que llegue a las enfermas lo antes posible. Tres esto, otros proyectos como una app para hacer más amena la espera durante el tratamiento de quimio con consejos de belleza para enfermas de cáncer de mama o la ayuda para financiar tatuajes que puedan cubrir los estragos que una cirugía de mama o mastectomía puede hacer en el cuerpo y la mente de una mujer. Un verdadero tratado de cómo ser una mujer valiente y superar un proceso tan doloroso.

 

La implicación desde el nacimiento de la plataforma ha ido creciendo, sumando caras y corazones a una causa que gracias al blog y las experiencias en primera persona hoy podemos comprender mucho mejor aunque no nos haya tocado de cerca.

 

El evento ha sido emotivo y cercano, caras conocidas de la política y el deporte vallisoletano, amigos, familiares y colaboradores, pero con el único protagonismo de los impulsores y de la causa.

 

Han demostrado que todos podemos comprar un sueño, el sueño de ser héroes incluso en un momento tan complicado como es el de superar un cáncer. Porque la verdadera heroicidad está en convertir una experiencia tan dura en un movimiento lleno de positivismo, de sonrisas y de proyectos para hacer la vida mejor a quienes tengan la desgracia de encontrase en la misma situación.

 

El acto ha sido una fiesta y We can be Heroes ha nacido para seguir reclutando héroes y heroínas que conocerán la dureza de padecer cáncer de mama directa o indirectamente, pero sobre todo, gracias a esta iniciativa, conocerán que se puede sobrellevar un poco mejor y que hay gente apoyando y trabajando para ello.