Watch Dogs se prepara para su lanzamiento haciendo 'parkour' en la vida real

Los aficionados al videojuego Watch Dogs aún tendrán que esperar unos días hasta el 27 de mayo para poder comprar este juego de acción y sobre todo, de tomar el control de la ciudad como un 'hacker' total. 

Para amenizar estas últimas horas de espera, se ha lanzado un pequeño vídeo en el que se puede ver al protagonista, Aiden Pearce, en carne y hueso en plena acción como si una pantalla del propio juego se tratase y al puro estilo 'parkour'.

 

Pearce está en un bar y a través de la televisión ve que hay una persecución policial a un coche. Cuando sale a la calle, ve que está sucediendo justo al lado y decide 'hackear' los semáforos para dejar atrapado al coche perseguido. El conductor de ese vehículo intenta huir rápido, pero Pearce sale tras él y consigue darle caza tras sortear numerosos obstáculos en el camino, como vallas, tejados de edificios o puentes.

 

Sus armas 'hackeadoras' le permiten escaparse en el último momento cuando la policía les alcanza a los dos. Consigue apagar una farola y aprovechar ese momento de oscuridad para desaparecer y que la policía sólo arreste a la persona a la que estaba persiguiendo en un primer momento.

 

Watch Dog permitirá a los usuarios a partir de la semana que viene una gran libertad y grandes posibilidades de interacción con todo tipo de elementos a su alrededor. Ambientado en la ciudad de Chicago, Estados Unidos, el 'smartphone' de Aiden permitirá al usuario tener el control de toda la ciudad. Su teléfono puede controlar la gran red de Chicago, que se conoce como el sistema operativo central (ctOS) y controla casi toda la tecnología y la información de la ciudad, así como datos clave de todos sus habitantes, según la descripción del juego en su web oficial.

 

Entre otras acciones previas que se están realizando estos días antes del lanzamiento oficial del juego, Ubisoft -la compañía desarrolladora del juego- hizo una broma de cámara oculta a los clientes de una tienda, mostrándoles en plena calle cómo podían controlar cualquier cosa con un 'smartphone', como si ellos mimos fuesen los protagonistas el videojuego.