VTLP defiende el haber intentado la fallida consulta sobre el soterramiento

Los cuatro concejales del grupo municipal han firmado una carta asumiendo la responsabilidad por no haber podido sacar adelante el referéndum ciudadano.


 

Los cuatro concejales del Grupo Municipal de Valladolid Toma la Palabra (VTLP) han firmado una carta por la que asumen la responsabilidad de no haber logrado realizar la consulta sobre el futuro del soterramiento del ferrocarril a su paso por la ciudad, tal como se habían comprometido, pero han defendido que se haya intentado.

 

En la misiva se advierte que el planteamiento "simple en teoría" de la consulta ha resultado "más complejo" en la práctica debido a que la información a recopilar era "mucha y muy dispersa", puesto que implicaba también a la Junta de Castilla y León, el Ministerio de Fomento, Renfe, ADIF y la Sociedad Valladolid Alta Velocidad.

 

Además, señalan que la "presión" de los acreedores obligaba a presentar un plan de viabilidad el próximo 30 de septiembre, lo que llevaba a "reducir muchísimo el tiempo disponible para desarrollar un proceso de información, deliberación y decisión con participación de toda la ciudad".

 

"Las condiciones para llevar a cabo una consulta no eran, desde luego, las deseables. Como es lógico, otras formaciones y colectivos así lo señalaron, pero creímos que era preferible una consulta mejorable a la toma de una decisión de tal calado sin que la ciudadanía tuviera voz. Lo intentamos hasta el último momento, pero, si a las circunstancias adversas se sumaba la falta de consenso en el método, la empresa era inviable", aclara la carta.

 

Por ello, los cuatro ediles -Manuel Saravia, María Sánchez, Alberto Bustos y Rosalba Fonteriz- asumen su "parte de culpa" por no ser capaces de "generar las condiciones para un proceso participativo menos apresurado", pero no consideran un error "haber defendido que, aun así, la consulta debía hacerse".

 

"Era nuestro compromiso electoral adquirido y, sobre todo, es nuestra profunda convicción política y ética: gobernar es decidir con la gente y no por ella, especialmente en los grandes asuntos de ciudad", han sentenciado.

 

"Debemos hacerlo mejor, sin duda. Pero creemos que debemos hacerlo por este mismo camino, el de abrir procesos para que Valladolid tome la palabra", concluye la misiva.

Noticias relacionadas