Voluntarios de la Caixa en Valladolid atendieron en 2015 a 890 personas en situación de vulnerabilidad

Voluntarios de la Caixa participando en algunas de las actividades solidarias.

En el programa de Voluntarios de la Caixa, que lleva diez años colaborando con quienes más lo necesitan, participaron 67 voluntarios en actividades de ámbito local organizadas en Valladolid.

 

PRÓXIMAS ACTIVIDADES 

 

Entre las actividades que los voluntarios de la Caixa desarrollarán en Valladolid en los próximos días destacan las tardes con personas mayores de la Residencia Cardenal Marcelo, en la que el último viernes de cada mes se reunirán para realizar actividades organizadas, celebrar los cumpleaños del mes, merendar, etc., todo ello, con el fin de mejorar su calidad de vida. 

El voluntariado aumenta a diario. La Obra Social la Caixa apostó por él hace ya más de diez años y en Valladolid ya son 67 los empleados en activo, jubilados de la Caixa, sus familiares y amigos que, en su tiempo de ocio, participan en actividades de voluntariado con colectivos en situación de vulnerabilidad. Sólo en 2015, estos voluntarios atendieron a 895 personas.

 

El programa de Voluntarios cuenta con 39 asociaciones de voluntarios en toda España que aglutinan a los 7.943 empleados de la entidad que colaboran con estas acciones altruistas. Sólo en 2015, el programa atendió a 221.765 personas, un 50% más que el año anterior. Del mismo modo, en 2015 se incrementaron en un 29% las actividades realizadas, llegando a 1.532 en todo el país.

 

Las diferentes acciones se canalizan de manera individual a través de actividades en grupo y familiares. Con ello se fomenta la cohesión, la transmisión de valores, la solidaridad, la participación, la responsabilidad, el compromiso y la conciencia social. Y es que los voluntarios suelen destacar que, mediante su participación, dan a quienes lo necesitan pero reciben todavía más.

 

En función de los intereses, de las posibilidades y los perfiles, las actividades donde participan los voluntarios son muy diversas y pueden desarrollarse de manera puntual o continua, lo que aporta flexibilidad y permite la participación de los voluntarios en función del tiempo del que disponen.

 

Asimismo, las iniciativas que se impulsan son variopintas y van desde la promoción del deporte o la cultura entre la infancia en situación de vulnerabilidad o con discapacidad; el apoyo a menores hospitalizados y sus familias; las acciones solidarias a favor de las personas en situación de pobreza como las recogidas de alimentos; el voluntariado internacional; la reinserción social de colectivos que se encuentran en circunstancias difíciles, o las acciones de protección y mantenimiento del medio ambiente, entre otras.