Vivienda social y cuenta tributaria municipal, temas del Pleno de Valladolid

Imagen del Pleno Municipal de Valladolid este martes. A.MINGUEZA

El concejal de Urbanismo ha recordado que desde que comenzó el actual mandato ha mantenido reuniones con las entidades bancarias para obtener la cesión de viviendas para alquiler social.

Entre los asuntos aprobados este martes en el Pleno Municipal del Ayuntamiento de Valladolid, se incluyen una serie de medidas propuestas por Sí Se Puede que han encontrado apoyo unánime para, entre otros aspectos, elaborar un censo de viviendas vacías que son propiedad de las entidades financieras, reclamar a la FEMP y a la Consejería de Fomento que requiera a los bancos un número de viviendas suficiente para cubrir las necesidades de alquiler social, o la creación de una bolsa de vivienda gestionada por la Sociedad municipal VIVA.

 

En el debate de esta moción, el concejal de Urbanismo, Manuel Saravia, ha recordado que desde que comenzó el actual mandato ha mantenido reuniones con las entidades bancarias para obtener la cesión de viviendas que son de su propiedad con el fin de destinarlas al alquiler social, pero ha reconocido que, por el momento, han sido un "absoluto fracaso".

 

Otra moción aprobada, en este caso propuesta por el PP, conlleva el acuerdo para que el área de Hacienda estudie la ampliación del período de solicitud de la Cuenta Tributaria Municipal, que hasta ahora se limitaba al mes de noviembre, para que pueda realizarse entre el 1 de enero y el 30 de noviembre. Además, se acuerda realizar una campaña de difusión de esta herramienta, o estudiar el envío a cada uno de los usuarios de una carta de pago a finales de año.

 

Por el contrario, ha sido rechazada con los votos de PSOE, Toma la Palabra, Sí Se Puede y el concejal no adscrito, la única moción que presentaba el Grupo de Ciudadanos para proponer la creación de un plan de 'Citymarketing' que contemple una promoción global del turismo y la oferta cultural.

 

La sesión plenaria correspondiente al mes de marzo ha sido una de las más cortas en lo que va de mandato, con algo menos de seis horas de duración debido a que se ha decidido retirar del orden del día el debate sobre los criterios para la revisión del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) y aplazarlo a un Pleno extraordinario.