Vinculan el planeta X con las extinciones masivas en la Tierra

Sistema Solar

Las extinciones masivas periódicas en la Tierra, acreditadas en el registro fósil, podrían estar relacionadas con la presentida existencia de un noveno planeta en el Sistema Solar.

Daniel Whitmire, profesor retirado de Astrofísica y ahora en el Departamento de Ciencias Matemáticas de la Universidad de Arkansas, ha publicado el hallazgo en Monthly Notices de la Royal Astronomical Society, de que el aún no descubierto "Planeta X" desencadena lluvias de cometas vinculadas a las extinciones masivas en la Tierra a intervalos de aproximadamente 27 millones de años.

Aunque los científicos han estado buscando el Planeta X durante 100 años, la posibilidad de que esto es real recibió un gran impulso recientemente, cuando los investigadores de Caltech dedujeron su existencia en base a anomalías orbitales observadas en los objetos del cinturón de Kuiper, una región en forma de disco de cometas y otros cuerpos más grandes más allá de Neptuno.

Si los investigadores de Caltech están en lo cierto, el Planeta X pesa aproximadamente 10 veces la masa de la Tierra y en la actualidad podría estar hasta 1.000 veces más distante del Sol que nuestro mundo.

Whitmire y su colega, John Matese, publicaron por primera vez la investigación sobre la conexión entre el Planeta X y las extinciones en masa en la revista Nature en 1985, mientras trabajaban como astrofísicos de la Universidad de Luisiana en Lafayette. Su trabajo fue presentado en un artículo de la revista Time en 1985 titulado "¿Mataron los cometas a los dinosaurios? Una Nueva teoría sobre extinciones en masa".

En aquel momento había tres explicaciones propuestas para explicar las lluvias regulares de cometas: el planeta X, la existencia de una estrella hermana del sol, y las oscilaciones verticales del sol en su órbita alrededor de la galaxia. Las dos últimas ideas posteriormente se han descartado por ser incompatibles con el registro paleontológico. Sólo el Planeta X se mantuvo como una teoría viable, y ahora está ganando atención renovada.

La teoría de Whitemire y Matese es que a medida que el Planeta X gira alrededor del sol, su órbita inclinada gira lentamente y el Planeta X pasa a través del cinturón de Kuiper de cometas cada 27 millones de años, expulsando los cometas en el sistema solar interior. Los cometas desalojados no sólo chocan contra la Tierra, sino que también se desintegran en el interior del sistema solar a medida que se acercan al sol, reduciendo la cantidad de luz solar que llega a la Tierra.

En 1985, un vistazo al registro paleontológico apoyó la idea de lluvias de cometas regulares que se remontan 250 millones de años. Nuevas investigaciones muestran evidencia de que este tipo de eventos datan tan atrás como 500 millones de años.

Whitmire y Matese publicaron su propia estimación del tamaño y la órbita del Planeta X en su estudio original. Creyeron que sería entre una y cinco veces la masa de la Tierra, y alrededor de 100 veces más distante del sol, un número mucho menor que las estimaciones de Caltech.

Matese ya se ha retirado y ya no publica. Whitmire se retiró de la Universidad de Luisiana en Lafayette en 2012 y comenzó a enseñar en la Universidad de Arkansas en 2013. Whitmire dice lo que es realmente interesante es la posibilidad de que un planeta distante puede haber tenido una influencia significativa en la evolución de la vida en la Tierra.

"He sido parte de esta historia durante 30 años. Si alguna vez hay una respuesta definitiva, me encantaría escribir un libro sobre ella", ha concluido.