Villa del Prado estrena una pista de patinaje de 1.500 metros cuadrados que no convence a todos los usuarios

Se ha invertido 125.000 euros para satisfacer una "vieja demanda de los skaters de la ciudad", según el alcalde de la ciudad. Algunos usuarios se quejan de que las estructuras sean de metal en vez de hormigón.

El barrio vallisoletano de Villa del Prado ha estrenado este jueves una pista de patinaje de 1.500 metros cuadrados cuyo diseño se ha realizado de acuerdo con las peticiones de los jóvenes aficionados a este deporte, tal como ha explicado el alcalde, Francisco Javier León de la Riva, durante la inauguración de la nueva instalación.

 

La pista se encuentra entre el Centro Cultural Miguel Delibes y el Estadio José Zorrilla, que ha promovido el Ayuntamiento con una inversión de 125.000 euros. El nuevo espacio permite la práctica en este espacio público de monopatín, bicicleta BMX y patines en línea.

 

No obstante, como nunca llueve a gusto de todos, un sector de los jóvenes, que llevaban pidiendo más de una década estas instalaciones, no están muy conformes con el resultado. De esta forma, Andrés Lozano, que se erigió en representante de los usuarios, explicó que el material utilizado (metal en lugar de hormigón) “resbala en invierno y en verano si te caes te abrasas”, dice, al tiempo de señalar que el lugar es alejado del centro “y es necesario disponer de transporte para venir hasta aquí”.

 

Algunos de los presentes en el acto de apertura de las pistas, han dicho que no renuncian a seguir patinando en el centro, concretamente en Acera de Recoletos y Portugalete "a pesar de que nos fríen a multas".

 

No obstante, el alcalde ha señalado que con estas nuevas instalaciones se hace realidad “una vieja reivindicación” de los skaters de la ciudad. León de la Riva justificó la decisión de realizar los módulos en metal. “Los módulos de hormigón suponían muchos problemas, preguntamos a muchos usuarios y al final se decidió realizarlos en metal”, explicó el regidor quien espera que ahora “se cuiden estas nuevas instalaciones de todos los ciudadanos”.

 

Durante la inauguración se ha celebrado una exhibición a cargo de algunos de patinadores "más experimentados de España" como Sergio Muñoz, Fran Molina, Roger Silva y David Pulpillo.

 

La pista, ejecutada por la empresa Sistema José S.L, con unas dimensiones de 48 por 32 metros, cuenta con elementos exclusivamente metálicos debidamente anclados sobre una superficie de 1.525 metros cuadrados. Se asienta sobre una antigua pista de baloncesto que ocupaba la mitad de ese espacio, y destaca por el acabado en pintura de las zonas laterales, una decoración tipo 'lettering' o 'graffiti' "muy acorde con este ambiente".

 

Respecto a la distribución, una primera zona alberga una combinación de 'cuarter' (rampa curva con meseta y barreras de protección); 'grindbox' (formado por diferentes módulos de meseta central, doble rampa lateral, bordillo lateral y barandilla); cajón rectangular con pequeño (dos mesetas de diferentes magnitudes y altura a distintas cotas) y plano inclinado (rampa recta con meseta y barreras de protección).

 

Después, hay un espacio con cajón cuadrado con rectangular central (amplia meseta + muro central a más altura); pirámide (meseta central de la que parten cuatro rampas rectas) y dos "hips" pequeños (dos rampas rectas separadas entre sí).

 

Anexo a estos elementos se encuentran un 'hip grande' (meseta central con prolongación en triángulo, dos rampas curvas en forma de triángulo y barreras de protección), barandilla (bordillo), 'funbox' (meseta rectangular, dos rampas curvas laterales, rampa recta frontal y barreras de protección) y 'miniramp'.