Victoria vital del Cuatro Rayas ante el Ademar de León en el derbi regional

El Cuatro Rayas se ha reencontrado con la victoria tras derrotar al Ademar de León en el derbi regional de la Liga ASOBAL disputado en Huerta del Rey (31-29). 

31 - Cuatro Rayas Valladolid (17+14): Pérez Verdejo (Lamariano, ps), Fernando Hernández (8,4p), Paco López (5), Camino (-), Megías (1), Ávila (1), Bozovic (1), Corzo (9), Porras (5), César Pérez (-) y Juárez (1p).

 

29 - Reale Ademar León (12+17): Asanin (Llamazares, ps), Mario López (3), Vejin (2), Piñeiro (-), Castro (4,1p), Carrillo (7,4p), Dacevic (1), Almeida (3), García Vega (3,1p), Tatarintsev (6), Jorajuria (-) y Mellado (-).

 

Parciales cada cinco minutos: 1-1, 4-2, 7-5, 10-6, 14-9 y 17-12 (descanso); 17-13, 20-16, 21-18, 24-21, 27-24 y 31-29 (final).

 

Árbitros: Manuel Casado Fernández y Manuel Vera Ávila (Federación andaluza).

 

Incidencias: Encuentro correspondiente a la decimocuarta jornada de Liga Asobal, disputado en el polideportivo Huerta del Rey ante unos 1.000 espectadores. Antes de comenzar el partido, se guardó un minuto de silencio en memoria de la hija del que fuera jugador del Ademar y del Cuatro Rayas, Óscar Perales.
 

 



 

Tras un sentido minuto de silencio por la muerte de la hija de nueve meses de Óscar Perales, exjugador del Ademar y del Cuatro Rayas Valladolid, se inició el partido, sin muchos tantos al inicio. En el minuto 8, los vallisoletanos se pusieron por delante en el marcador (3-2) y no abandonarían durante la primera parte su posición de privilegio.

 

El Cuatro Rayas defendió con intensidad desde el inicio, pero en esta ocasión también le acompañó la efectividad en ataque, con Corzo y Fernando Hernández al frente de la anotación, y eso a pesar de que Asanin realizó buenas intervenciones en la meta visitante, pero la fortaleza defensiva permitió controlar el juego a los locales.

 

César Pérez aportó fluidez al conjunto vallisoletano, que fue incrementando las diferencias de forma paulatina hasta alcanzar los seis goles de máxima (15-9), ante un Ademar con poca capacidad ofensiva, que tan sólo pudo recortar un gol antes del descanso (17-12).

 

Al inicio de la reanudación, el Reale Ademar salió con ganas, mucho más sólido en las facetas de juego. El cambio de actitud le sirvió para recortar distancias en el marcador y ponerse tan sólo a dos goles de distancia de los vallisoletanos. Pero entraron los nervios y el cansancio, mientras que los locales no cayeron en errores de otros partidos y no bajaron los brazos en la segunda media hora.

 

 

Los locales lograron mantener el tipo, aunque la defensa bajó el nivel y eso lo supo aprovechar bien el conjunto leonés, merced a la efectividad de Tatarintsev en el lanzamiento exterior y de una mayor continuidad en el juego, que les permitió situarse a un sólo gol (24-23), a falta de siete minutos.

 

Pero el Cuatro Rayas no cometería los errores de los últimos partidos y en esta ocasión consiguió superar esa presión, mostrando una buena organización en el plano defensivo y una buena circulación del balón, a lo que se añadió un Lamariano muy oportuno en varias acciones, para llevarse un valioso triunfo.