Victoria del Real Valladolid para ganar puntos y... tiempo

Segundo triunfo en la Liga del conjunto vallisoletano, este vez a costa del filial del Athletic de Bilbao (1-0). 

REAL VALLADOLID: Kepa; Moyano, Silva, Samuel, Hermoso; Leao, Timor; Alfaro, Oscar (Tiba, min. 68), Mojica (Guzmán, min. 61) y Villar (Rodri, min 74). 

 

BILBAO ATH: Remiro; Iru, Yeray, Gil, Saborit; Vesga, Undabarrena; Unai López (Iturrraspe, min. 65), Guarrotxena, Seguín (Iñigo Córdoba, min. 81); y Santamaría (Villalibre, min. 65).
 

GOLES:1-0: Min 42, Villar.

 

ÁRBITRO:Ocón Arraiz (colegio riojano). Amonestó a Hermoso, Rodri y Alfaro (Valladolid). Saborit, Unai, Yeray, Vesga y Guarrotxena vieron tarjeta amarilla por el Bilbao Athletic.

 

INCIDENCIAS:Partido disputado en el estadio José Zorrilla ante ocho mil espectadores. 

 

Garitano es, al menos, sincero. Si había dicho que no esperaban en su equipo un inicio de Liga con solo una victoria oficial (Alcorcón) en cuatro partidos oficiales, incluida la efímera Copa del Rey, tendrá sus razones. Lo cierto es que la pretemporada del Real Valladolid parecía marcar otra dinámica a la que luego ha mostrado el equipo en este comienzo un tanto dubitativo que necesitaba la respuesta de un triunfo rápido para evitar males mayores.

 

Al menos, el equipo  sumó este sábado de ferias su segunda victoria al imponerse por 1-0 con un gol de Juan Villar en el minuto 42. El triunfo blanquivioleta hay que considerarlo como importante porque, al margen de los tres puntos que suben al casillero, Garitano y sus hombres ganan tiempo para progresar, para ensamblarse, para que los jugadores se conozcan y adquieran los automatismos para jugar bien al fútbol.

 

El partido fue sumamente igualado de principio a fin, con fases de dominio alterno y muchas imprecisiones en ambos equipos, pero ni vallisoletanos ni bilbaínos tuvieron su mejor día y un solitario tanto de Juan Villar, en una de las dos claras ocasiones de las que dispuso -en realidad las dos únicas oportunidades de gol que hubo en el partido-, decantó el triunfo hacia el bando local.

 

El Bilbao Athletic fue de más a menos en el partido. Durante la primera parte aprovechó las dudas del Real Valladolid para rondar los dominios de Kepa. Pero en la segunda mitad, tras encajar el gol al borde del descanso, jugó de forma precipitada y sin ideas claras para volver a meter el miedo en el cuerpo a los blanquivioleta.

 

El Real Valladolid, a trompicones, pero con el trabajo y la disciplina como valores destacados a falta de destellos buen fútbol, fue capaz de aprovechar el gol y llevarse una victoria sufrida y peleada.

 

El Pucela sigue intentando progresar adecuadamente, buscando una fórmula para controlar más los partidos, para acabar más jugadas, para quitarse el corsé de la precipitación y encontrar recursos para adquirir más jerarquía como equipo.