Victoria del BSR Valladolid en línea ascendente

Una imagen del partido en Las Palmas.

El Baloncesto Silla de Ruedas de Valladolid confirma su ben momento tras ganar al Gran Canaria (43-57).

BSR ACE Gran Canaria (43):  Hernández A.D (6), Alonso (4), Santana (0), Gómez (2), Hernández J. (12) –cinco inicial- González (6), Maldonado (11), Alejos (2) y Cronau (0).

 

BSR VALLADOLID (57):  Prieto (14), Soria (4), Pérez (0), Dor Onn (10), Jasso (16) –cinco inicial- Ortega (0), Bártolo (0), Robles (0) y López (13).

 

POLIDEPORTIVO: Polideportivo Carlos García Sanromán, Las Palmas de Gran Canaria

 

ÁRBITROS: Rebollo, Rodríguez y Almeida

 

INCIDENCIAS: Segundo partido de la fase por el título

El BSR Valladolid  continúa con su línea ascendente tras ganar al Gran Canaria, en un partido muy bien planteado de principio a fin, en el que los vallisoletanos hicieron valer la intensidad defensiva y la cada vez mayor coordinación de su plantilla en ataque, que desarboló a los isleños desde el primer cuarto e impidió cualquier intento de reacción por su parte.

 

Aunque la cancha del cuadro canario no se le da especialmente bien a los de José Antonio de Castro, en esta ocasión ni la humedad, ni el largo viaje, ni el clima, hicieron mella en la plantilla morada, que supo leer perfectamente el encuentro y, ya desde el primer minuto, sorprendió a los locales con una gran defensa, con Dor Onn dirigiendo con fluidez a sus compañeros y con la aportación ofensiva de la mayor parte de los jugadores.

 

Ya en el minuto 6 el marcador reflejaba un 4-10 para los vallisoletanos y, aunque el técnico del Gran Canaria, Carlos Olivares, solicitó un tiempo muerto para tratar de frenar el empuje visitante, de nada sirvió el receso, ya que el BSR Valladolid siguió con su progresión y finalizó el primer cuarto con diez puntos de ventaja (6-16).

 

En el segundo cuarto, la escuadra morada mantuvo su nivel defensivo y comenzó con un gran acierto en ataque, que le permitió aumentar la ventaja hasta los 14 puntos (8-22), lo que le dio confianza y seguridad, desplegando un juego con las mínimas pérdidas. Pero Hernández encontró mayor acierto en los compases finales de este tiempo y recortó las distancias para su equipo (18-26), que De Castro frenó en seco con un tiempo muerto, tras el cual sus pupilos reaccionaron, para dejar el marcador en 20-31 al descanso.

 

Tras la reanudación, los vallisoletanos mantuvieron su actitud, tanto defensiva como
ofensivamente, con lo que los canarios nunca tuvieron opciones de acercarse en el electrónico, al no encontrar huecos en la muralla visitante ni hallar ocasiones claras de lanzamiento, con lo que al término del tercer cuarto el resultado seguía siendo favorable al cuadro visitante por 31-45.

 

Y aunque los canarios trataron de recomponerse, aumentando la presión defensiva e intentando hacer valer la experiencia de jugadores como Maldonado, nada pudieron hacer para frenar a un BSR ambicioso, que había llegado a la isla con la única intención de sumar una nueva victoria.

 

Un triunfo (43-57) que ratifica el momento dulce que están viviendo los vallisoletanos, con una más que evidente progresión como equipo que les aporta más confianza a la hora de jugar y les ha hecho adquirir más garra para demostrar que pueden dar mucha guerra en esta fase por el título