Victoria de UVA-Ponce en la final a cuatro junior femenina de baloncesto

El técnico de UVA-Ponce, Chuchi Fernández, da instrucciones a sus jugadoras durante un tiempo muerto.

Las junior del conjunto morado se impusieron a a San Isidro en el derbi gracias a una férrea defensa en la primera mitad y al excelente trabajo de María Matesanz, la mejor del encuentro con dieciséis puntos y diez rebotes. 

 

 

Nada menos que un derbi vallisoletano para abrir la Final a Cuatro en cuanto a los intereses de UVa-Ponce se refiere. Y es que en el primer choque esperaba el CD San Isidro con la clara intención de aguar la fiesta inaugural a las de Chuchi Fernández. De hecho, así se demostró en el inicio, con las aurinegras especialmente acertadas desde el exterior y con el conjunto local espeso en ataque.

 

Pero comenzó a carburar la defensa morada, con parciales importantes y con los ajustes atrás necesarios para labrar una brecha importante. El buen porcentaje desde el triple de San Isidro lo mantenía en el partido al final del primer cuarto (14-10). Eso sí, el segundo período fue un clínic de trabajo defensivo e intensidad en canasta propia. Si bien el Adarsa UVa-Ponce continuó en su línea en la ofensiva, a la hora de salvaguardar su propia canasta no dio opción alguna a su rival. Sólo un punto consiguió anotar el conjunto visitante, que vio como no podía frenar el inicio de la exhibición de María Matesanz, la excelente dirección de Irene Escudero y el acierto exterior de las moradas, ejemplificado en el triple de Carla Ceinos, que ponía el 26-10 en el electrónico. Al llegar al descanso, un demoledor 28-11 ponía en franquicia el partido.

 

El tercer cuarto fue bastante plácido para las locales, con un juego más alegre, dejando más huecos en defensa y permitiendo a Soriano y a Caminero ver el aro un poco más grande. Además, la cuarta falta de Selbe Touré en el minuto 34, cuando San Isidro más cerca estaba en el marcador, metió el miedo en el cuerpo al Adarsa UVa-Ponce. Pero volvió a aparecer Matesanz y la vuelta de Selbe certificó una victoria (50-40) que abre la puerta a la clasificación al Campeonato de España y pone la primera piedra para conseguir el título de Castilla y León. 

 

SUFRIMIENTO LEONÉS

 

En el primer partido de la jornada, el Aros ULE de León sufrió de lo lindo para imponerse al Perfumerías Avenida, que luchó el duelo hasta el final y tuvo varios lanzamientos en los últimos minutos para ponerse a un punto. Finalmente, la victoria cayó del lado leonés (65-58), que suma la primera y, como Adarsa UVa-Ponce, ve más cerca los objetivos marcados en este fin de semana.