Vicky se lleva Masterchef pese a no ser "fina y pija"

Suya ha hecho la frase de "yo intento ser pija y fina, pero no me sale".

Finalmente Vicky Pulgarín, se hizo con el ansiado premio de esta ansiada edición de Masterchef 2. Una premio que ha sido bastante discutido ya que para gustos, los colores.

  

Si muchos seguidores del programa han considerado que ella era la merecida ganadora por su espontaneidad y su naturalidad tanto hablando como cocinando, otros creen que el líder indiscutible era Mateo Sierra. Esta mallorquina no ha dudado en declarar que las florituras -eso lo decimos nosotros- no son lo suyo.

  

Suya ha hecho la frase de "yo intento ser pija y fina, pero no me sale". Vicky, que también es carnicera, confesaba en uno de los programas cuando le pedían que hiciera un pan tumaca pero presentado de otra manera que no fuera pan, pan y tomate y tomate, ella de lo más natural: "Es que yo solo veo pan y tomate".

  

Anoche nos degustaron con unos platos ricos, ricos, y el jurado alabó el postre que Mateo realizó como el mejor plato de toda la temporada. El que se ha congraciado el apodo del "Rey del pollo frito" ha encandilado a la audiencia a sus 20 añitos.

 

 

 

Pero el debate no solo se ha quedado entre si Vicky o Mateo debían de ser los ganadores, ya que otros piensan que Emil Samper tenía que haber estado como mínimo en la final.

  

Emil no aceptaba ninguna crítica y cuando le decían que se le había quemado un plato no tenía problema en justificar: "A ti te sabrá a quemado pero a mi me sabe bien".

  

Si bien muchos seguidores han pasado una gran edición viendo a estos participantes, la conclusión es unánime, los de la primera edición eran infinitamente más creativos y llevaban a que el telespectador se preguntara: "¿Cómo ha hecho eso?". Aun así, la final de MasterChef 2 se ha anotado un 25,1% de share con 3.173.000 de televidentes haciendo disfrutar de las novedades gastronómicas más suntuosas.

  

El debate está servido, ¿quién era tu favorito?