Vettel, único obstáculo para la gran remontada de Alonso

(Foto: E. P.)

El alemán se llevó una contundente victoria mientras que el piloto español consiguió terminar segundo después de salir sexto en la parrilla.

El piloto alemán de la escudería Red Bull, Sebastian Vettel, ha vencido en el Gran Premio de Canadá, séptima prueba puntuable del Mundial celebró este domingo en el circuito Gilles Villeneuve de Montreal, imponiéndose al español de Ferrari Fernando Alonso, que escaló de la sexta a la segunda plaza y Lewis Hamilton (Mercedes), que fue tercero.

  

Vettel dominó una carrera que disputó con el asfalto seco, en contraposición a la calificación del sábado, que fue sobre agua. Situación que no incomodó al actual campeón del mundo que dominó desde que se apagó el semáforo rojo hasta la bandera a cuadros, mostrando así su dominio este fin de semana en una carrera que ha recordado a muchas de sus victorias de los últimos tres años y que supone su primer triunfo en Canadá.

  

Con estos resultados, Vettel lidera el Mundial con 132 puntos y aumenta su ventaja a 36 puntos sobre el segundo clasificado, Fernando Alonso, ya que el español adelanta a Kimi Raikkonen (Lotus) en la general debido a la discreta novena posición que firmó el finlandés. Raikkonen se equivocó con su estrategia de carrera a una parada que resultó equivocada y ahora es tercero del Mundial con 88 puntos.

  

En la salida no hubo ningún incidente. El finlandés Valtteri Bottas (Williams), la gran sorpresa de la clasificación, fue perdiendo posiciones paulatinamente en la primera vuelta hasta cruzar por primera vez la línea de meta sexto, después de una pugna con Alonso durante medio circuito que acabó en la recta de atrás, cuando el asturiano impuso la velocidad de su Ferrari.

  

Vettel marcó un fuerte ritmo en las primeras vueltas, distanciándose poco a poco de sus inmediatos perseguidores. Tras la primera parada de los cinco primeros clasificados, el alemán seguía liderando con comodidad, con Hamilton segundo, pero la batalla estaba entre el tercero y el quinto clasificado, con el alemán de Mercedes Nico Rosberg, el australiano de Red Bull Mark Webber y Alonso separados por menos de dos segundos. Una disputa que tenía el matiz de que el de Mercedes iba con ruedas súper blandas, mientras que Alonso y Webber habían montado el neumático medio.  

  

En la vuelta 30, tras varios intentos previos, Webber pasó a Rosberg en la frenada de entrada a meta, situación que aprovechó Alonso para pasar al vencedor en Mónaco en la siguiente curva y situarse en la cuarta posición de carrera.

  

Vettel dominaba sin oposición y en el ecuador de la carrera se permitió doblar a Kimi Raikkonen, aunque hay que decir que el piloto de Lotus optó por una estrategia de una parada y eso hizo que su ritmo de carrera no fuera el mejor. Un Raikkonen que se va de Canadá con una noticia positiva, ya que ha igualado en la carrera de este domingo el récord de Grandes Premios seguidos puntuando, que tenía con 24 seguidas el siete veces campeón del mundo Michael Schumacher.

  

Mientras tanto, Alonso conseguía pasar a Webber en un adelantamiento que tuvo miga, no por cómo se produjo si no porque lo facilitó el toque del australiano cuando iba a doblar al holandés de Caterham Van der Garde en la vuelta 36. Un toque que le rompió una parte del alerón y, aunque no hizo bajar en exceso el ritmo de su Red Bull, propició que Alonso se acercase y le pasase seis vueltas más tarde en el mismo punto que a Rosberg.

  

Tras Webber, y tras entrar en boxes en la vuelta 48, el siguiente objetivo del español fue Lewis Hamilton. Alonso fue recortando tiempo poco a poco al vencedor del año pasado hasta que finalmente consiguió pasarle en la vuelta 63, en un adelantamiento en el que estuvieron muy cerca de tocarse el inglés y el español ya que Hamilton, como siempre, se mostró muy combativo.

  

Un toque, eso si suave y sin consecuencia, que sí se produjo en la vuelta siguiente, cuando el piloto inglés intentó devolverle (sin éxito) el adelantamiento a Alonso. Después de ese incidente ya nada cambió en la cabeza, aunque sí en la parte de atrás, ya que el brasileño de Ferrari, Felipe Massa, adelantó a Raikkonen, restándole así un punto al finlandés en el Mundial, y confirmando su gran carrera, en la que salía decimosexto y acabó octavo. El próximo asalto por el Mundial será en tres semanas, en el circuito inglés de Silverstone.