¿Veremos a Botín algún día disfrazado de 'drag queen' para incentivar a sus empleados?

El presidente del banco holandés ABN Amro se disfraza de 'madame' para aleccionar a la plantilla del banco. Con un vestido azul eléctrico y peluca pelirroja, Gerrit Zalm ha explicado a sus empleados lo que se puede aprender de la gestión de un burdel.

El exministro de Finanzas holandés y presidente del banco ABN Amro, Gerrit Zalm, no ha dudado en adoptar la personalidad y vestimenta de Priscilla, su peculiar hermana ficticia encargada de la dirección de un burdel, con el objetivo de mostrar a la plantilla las enseñanzas que un banquero puede obtener del llamado oficio más antiguo del mundo.

 

Ataviado con un estridente vestido azul eléctrico y una capa a juego, peluca pelirroja y unas enormes gafas azules, el exministro holandés de Finanzas explicó a sus empleados, ya transfigurado en Priscilla Zalm, la importancia de trabajar en un negocio "floreciente con siglos de tradición"..

 

"El banco tiene mucho que aprender de mi negocio", indicó el personaje interpretado por Zalm. "Hay que partir de los valores fundamentales. En mi empresa, tenemos tres: seriedad, profesionalidad y ambición (...) Siempre tratamos de superar las expectativas del cliente", apuntó.

 

 

Gerrit Zalm, de 61 años, accedió a la presidencia de ABN Amro en 2009, después de que la entidad, objeto de una multimillonaria operación de compra a tres bandas protagonizada por el Santander, Fortis y RBS, tuviera que ser rescatada tras el estallido de la crisis financiera.

 

No es la primera vez que el normalmente adusto Zalm monta un espectáculo de este tipo, habitual según señalan en las asambleas, para motivar a sus empleados. La duda es saber si el mensaje cala y los números mejoran en cuyo caso quién sabe si algún día podremos ver a Botín con peluca y sobre unas plataformas. No parece fácil.