Velocidad y magia de los Balcanes para el Real Valladolid

Drazic juega con el balón en Zorrilla. SERGIO SANZ

Dejan Drazic ha sido presentado este viernes como nuevo jugador blanquivioleta, tras conocer que irá convocado a Tenerife.

El ‘virus FIFA’ ha afectado al Real Valladolid, pero no de la manera habitual, en forma de lesiones, sino por el retraso en la presentación de Dejan Drazic. Cuando el Pucela hizo oficial su llegada, el serbio se encontraba con la sub-21 de su país. Por ello, este viernes, después del primer entrenamiento, ha estrenado la blanquivioleta.

 

Todavía no domina el castellano, pese a llevar un año en España. “Lo entiendo, pero no mucho”, señalaba. Así que, para que no hubiera problemas, el exjugador Dragan Isailovic hizo de intérprete. “Traduce bien, no vaya a pasar como con Manucho”, bromeaba Carlos Suárez.

 

El serbio aterriza en Zorrilla para “ayudar al club” y a sí mismo. “Quiero acumular minutos”, afirmó. Y es que el curso pasado en Vigo no tuvo muchas oportunidades, por eso se ha animado a salir de Balaídos. Y podría tener los primeros en Tenerife, ya que Paco Herrera ha decidido convocarle.

 

De hecho, mirando al futuro, puede plantearse la opción de continuar en el Pucela. “Depende de cómo terminemos”, comentó. Pero poco después dejó claro que desea jugar: “Para quedarme en el banquillo del Celta…”.

 

Asegura destacar por su “velocidad y magia de los Balcanes” y reconoció que su posición natural es "la banda izquierda". Cuando pisó el césped de Zorrilla demostró que es un jugador endiablado y que puede aportar algo diferente a lo que ya tenía Paco Herrera.

 

De la plantilla del Real Valladolid solo conoce a Álex López, con quien coincidió en pretemporada en el Celta. Mientras, admitió que ha visto algún partido del equipo, por lo que podía valorar si se ve ya una pieza del puzle. “Puedo encajar”, afirmaba.

Drazic y Carlos Suárez sujetan una camiseta. S. SANZ

Noticias relacionadas