Vela ilumina el camino a Europa de la Real

El doblete del mexicano (2-0) certifica el pase a la fase de grupos.

 

La Real Sociedad se ha clasificado para la fase de grupos de la Liga de Campeones tras imponerse (2-0) al Olympique de Lyon en el partido de vuelta de los 'play-offs', firmando un global de 4-0 con el doblete de Vela en Anoeta que sirve para volver a la máxima competición continental nueve años después.

 

Los donostiarras tenían ante sí el partido que les podía llevar de nuevo a la 'Champions', con un 0-2 favorable de la ida ante el rival que les obligó a hacer las maletas hace nueve años en su última participación, el Olympique de Lyon. Y la Real se tomó venganza para volver por la puerta grande y con un fútbol vistoso, dominando el partido con numerosas ocasiones para no sufrir como ya avisó el míster, Jagoba Arrasate: "Si especulamos damos un paso para equivocarnos, saldremos a ganar". Dicho y hecho.

 

Con el resultado tan favorable de la ida, la Real Sociedad sufrió en los primeros minutos el acoso del Olympique, que buscaba un tempranero gol que abriese la eliminatoria. Con poco fútbol y mucho empuje, los franceses se aproximaban a la portería de Bravo y no permitían a los de Arrasate enlazar dos pases seguidos.

 

Sin embargo, los nervios iniciales realistas desaparecieron tras la inmejorable ocasión de Griezmann a los diez minutos, que tras un pase al hueco de Seferovic se plantó solo ante Lopes, elevando el balón suavemente a las manos del meta. A pesar del fallo, la ocasión sirvió para que la Real recuperase la posesión del balón y empezase a imponer su juego, siempre vistoso.

 

Con Xabi Prieto al mando, el único superviviente de la última participación de los donostiarras en la Liga de Campeones, asistido por los geniales Vela y Griezmann, los 'txuri-urdines' comenzaban a generar ocasiones con suma facilidad. El mexicano las tuvo de todos los colores, pero ni una jugada ensayada de córner ni una vaselina, inmediatamente después de la amarilla por tirarse dentro del área, las logró mandar a las redes del Olympique, dejándoles aún con algo, aunque poco, de vida.

 

Tras el descanso se sumó a la fiesta de Anoeta el serbio-suizo Seferovic, que tuvo tres ocasiones en los primeros diez minutos pero no acertó a estrenar el marcador, con un palo incluido. En cualquier caso, los minutos pasaban siempre en favor de la Real.

 

A la fiesta le faltaba aún la guinda, y Vela se la puso por partida doble. Primero su compañero de 'fechorías', Griezmann, colgó un córner que encontró al mexicano solo en el área pequeña y de cabeza aprovechó la salida en falso de Lopes. Después, lo hizo por su cuenta con una jugada antológica que finalizó picando la pelota por encima del meta, todo ello cuando ya estaban la Real y la afición sumidos en un ambiente festivo. La fiesta de la 'Champions'.