Veintidós años para cinco de los seis acusados de traficar con 'speed' en Laguna y La Cistérniga

La sentencia impone la condena más dura a Cristian M.G, en concreto siete años de prisión y multa de 300.000 euros por un delito de tráfico de drogas.

La Audiencia de Valladolid ha condenado a un conjunto de penas que suman veintidós años de prisión a cinco de las seis personas que fueron juzgadas bajo la acusación de dedicarse a la venta de 'speed' en las localidades de Laguna de Duero y La Cistérniga.

 

La sentencia impone la condena más dura a Cristian M.G, en concreto siete años de prisión y multa de 300.000 euros por un delito de tráfico de drogas de las que causan grave daño a la salud, en la modalidad de notoria importancia, con la agravante de reincidencia y la atenuante analógica de drogadicción, mientras que sobre Óscar F.B. han recaído seis años e idéntica sanción pecuniaria por los mismos hechos, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

 

La que fuera pareja de este último, Beau G.S.L. ('Paula'), en calidad de cómplice, ha sido condenada a tres años de privación de libertad y a la misma multa. Por su parte, el tribunal ha impuesto a la pareja formada por Ángel David C.B. ('Angelillo') y Esther F.R. penas de tres años y multas de 1.950 euros, al aplicar a ambos la atenuante analógica de drogadicción.

 

El único de los seis imputados que ha quedado finalmente absuelto del delito que se le imputaba -se exponía a dos años y medio- es Israel de la R.M, quien en el juicio se declaró toxicómano y reconoció que compró mercancía a 'Angelillo' y su novia para su propio consumo, versión que dieron por válida hasta los propios agentes de la policía que declararon en el juicio.

 

Los procesados fueron detenidos el verano del pasado año. La base de operaciones del grupo era el domicilio que en la Urbanización Prado Boyal de Laguna compartían la pareja formada por Óscar F.P. y la británica Beau G.S.L. ('Paula'), así como la integrada por Ángel David C.B. y Esther F.R, que, como así entiende probado el tribunal, se dedicaban a la venta de la sustancia estupefaciente denominada 'speed' o 'MDMA'.

 

Dichas personas vendían la droga en su propio domicilio, así como en diversos establecimientos de esparcimiento de Valladolid y de La Cistérniga, localidad esta última donde las operaciones se concretaban en las inmediaciones del local 'La Fiestuki', donde Óscar F.P. trabajaba como 'dj'.