¿Varices? Pues no practiques estos deportes

El ejercicio en el agua, bueno para las varices

El ejercicio físico practicado con regularidad y de un modo apropiado es beneficioso para el tratamiento de muchas enfermedades, pero en el caso de padecer varices, la práctica de algunos deportes tiene efectos negativos sobre ellas


 

Estas personas que sufren varices no deben realizar deportes como el fútbol, balonmano, hockey, rugby, tenis, pádel, step, baloncesto, voleibol, halterofilia, pesas o aquellos en los que hay una posición forzada, como el motociclismo, la equitación o el piragüismo, ya que se pueden lesionar las válvulas venosas.

 

Por el contrario, los expertos han recomendado la práctica de la natación o la gimnasia en el agua ya que gracias al efecto doble del agua y del movimiento de los músculos se activa la circulación sanguínea. También, prosigue, hay otras actividades altamente recomendables para mejorar el retorno venoso, como los paseos y el ciclismo, ya que en ellas se ejerce presión sobre la planta del pie, lo que hace que la circulación se active.

 

Los ejercicios aeróbicos son positivos para las varices y es importante que las personas con varices utilicen medias elástica de comprensión adecuadas a cada tipo de actividad física.

 

Y es que, estas medias mejoran el retorno venoso; facilita la oxigenación de los tejidos, favoreciendo la recuperación del atleta; mantiene el calor en la pierna; evita ampollas y rozaduras y protege zonas de roce; impide las vibraciones debido a la sujeción y previene el movimiento lateral de los gemelos; y ayuda en el proceso de cicatrización tras roturas de fibras.