Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

Valladolid vuelve a la infancia con la exposición 'Juegos y juguetes de arquitectura de los siglos XIX y XX'

La exposición, presentada en la Casa Revilla y abierta al público, cuenta con más de 1.500 piezas de la Colección Quiroga-Monte.

“La verdadera patria del hombre es su infancia”, dijo Miguel Delibes en su día. Y Valladolid volverá a ella con la exposición “Juegos y juguetes de arquitectura de los siglos 19 y 20” que tiene lugar estos días en la Casa Revilla.

 

La exposición, consistente en más de 1.500 piezas de coleccionista, cuenta con varias construcciones hechas con materiales antiguos de latón, madera, cartón y piedra, en algunos casos de más de cien años de antigüedad.

 

El alcalde de Valladolid, Javier León de la Riva, presente en la inauguración, quiso recordar lo que supone una exposición de estas características. "Los niños de hoy día parece que solo se divierten con las consolas. Esta exposición supone un salto atrás en la memoria, cuando los jóvenes desarrollaban la creatividad con estos juguetes".

 

El edil quiso rememorar la época en la que los juguetes de la exposición estaban en uso. "¿Quién no ha jugado en aquellos años construyendo casitas y jugando a ser arquitecto? Se trata de una muestra muy especial que está para disfrutarla".

 

Por su parte José Antonio Quiroga, encargado y comisario de la muestra, destacó el valor de los juguetes, algunos tan antigüos como "El pequeño arquitecto", de más de 100 años o "El constructor moderno", de 1930. "En estas construcciones se puede ver más de un siglo de historia de España. En algunos casos imitan edificios reales, por lo que se podría decir que es una exposición para aparejadores y arquitectos, pero en realidad es para todo aquel que quiera recordar cosas del pasado".

 

En la muestra se puede ver también una colección de cajas contenedoras de los juguetes, en la mayoría de casos de latón, con diseños de dibujantes de la época como García Santos, Ruíz Seiguer, Saurí Sirés o el mismísimo Gaudí.