Valladolid Toma la Palabra propone 20 kilómetros de bus para mejorar la velocidad comercial

Las medidas previstas pretenden hacer más cómodo, rápido, funcional y económico el uso del autobús para los usuarios de todas las edades y áreas de la ciudad. 

Valladolid Toma La Palabra, la candidatura encabezada por Manuel Saravia, ha presentado su plan de mejora del transporte público en autobús que incluye actuaciones en el diseño de los itinerarios, el establecimiento de destinos directos preferentes, la disposición de las vías públicas, los horarios de uso, el sistema de venta de bonos y los mínimos de recarga, la regulación semafórica, el parque móvil, las tarifas y bonificaciones, y el proceso de validación de los billetes.

 

La candidatura planteará la revisión y diseño de nuevos itinerarios antes del mes de septiembre para someterlo a examen público con la participación expresa de los trabajadores de la empresa. "El plan reforzará los servicios hacia las áreas de trabajo y polígonos industriales y establecerá destinos directos preferentes, especialmente los dirigidos hacia los centros hospitalarios y universitarios". También incluirá la posibilidad de extenderse posteriormente a los núcleos del Alfoz para constituir una red metropolitana.

 

Para la mejora de la velocidad comercial del autobús público, Valladolid Toma La Palabra propone la disposición de al menos 20 km de carril bus en el conjunto del sistema viario, especialmente en las tres vías principales de comunicación norte-sur. También se aumentarán los horarios de funcionamiento para atender las nuevas horas de acceso a distintos centros administrativos y se ampliará el horario de servicio del búho. 

 

La estructura tarifaria se someterá a revisión con correcciones menores, pero frenando en seco la escalada del precio del billete ordinario de los últimos años. Se establecerán bonificaciones para desempleados, se ampliará progresivamente el conjunto de puntos de venta de los bonos y se reducirá más del 50% el mínimo necesario para recargar el bono joven. 

 

En cuanto a la regulación semafórica, Valladolid Toma La Palabra propone dar prioridad al bus en los recorridos críticos y estudiará la forma en que pueda validarse la tarjeta en la parada para agilizar la subida y bajada de pasajeros. Además, se establecerá un calendario de renovación de la flota de autobuses para ir reduciendo progresiva y ordenadamente la edad media de los vehículos. 

 

Valladolid Toma La Palabra garantizará el mantenimiento del carácter público del servicio y evitará balances de ingresos y gastos anuales que obliguen a operaciones extraordinarias para cubrir el déficit no previsto.

 

Este conjunto de medidas está destinado a mejorar funcionamiento del servicio sin incremento notable del gasto, de manera que aumente el número de viajeros e invite a abandonar el uso del automóvil en muchos de los viajes que hoy, por las deficiencias de la movilidad en bus, se sigue manteniendo innecesariamente.