Valladolid toma la palabra defiende un soterramiento de 3,5 kilómetros

Pablo Gerbolés, Manuel Saravia, María Sánchez y Alberto Bustos atendieron a los medios en la plaza Mayor. ALBERTO MINGUEZA

La propuesta incluye la presentación inmediata de la información disponible, una consulta pública en el último trimestre de 2015, la reelaboración del planeamiento y actuaciones compatibles en los bordes de la vía. 

Tras el encuentro abierto del pasado miércoles celebrado en La Pilarica en el que se expuso información técnica, económica y social del soterramiento, Valladolid Toma La Palabra ha aprobado en asamblea abierta una propuesta programática completa para abordar la complejidad de la integración de la vía en la ciudad.

 

A la espera de contar con toda la información, la plataforma propone un soterramiento corto de 3,5 km desde el norte de la ciudad hasta la estación y diversas soluciones de permeabilización con pasos elevados bien resueltos entre la estación y el sur de la ciudad. En este sentido, Valladolid Toma la Palabra considera inadmisible que el actual equipo de gobierno no haya dado explicaciones claras ni haya ofrecido los informes y otros documentos de que dispone, lo que supone la ocultación de datos fundamentales sobre el soterramiento. 

 

La hoja de ruta propuesta por Valladolid Toma La Palabra incluye la puesta en marcha de un proceso de información a la ciudadanía a partir de junio de 2015 en el que se dará la información completa de la sociedad Valladolid Alta Velocidad 2003 SA, el Plan Rogers o los valores del suelo. Entre octubre de 2015 y enero de 2016, el Ayuntamiento presentará varias soluciones detalladas para un proceso de participación y debate ciudadano amplio. Una vez conocida la opinión de la ciudadanía, se desarrollará la modificación del Plan Rogers y se incluirá en el nuevo Plan General de Ordenación Urbana en el mes de marzo de 2016. Además, se revisarán los convenios firmados con el Ministerio de Fomento, la Junta de Castilla y León y Adif para establecer un nuevo marco de actuación, acorde con la información disponible y la solución adoptada. 

 

Las operaciones de la integración del ferrocarril en la ciudad tratarán de atenuar la presión inmobiliaria en los suelos liberados por el soterramiento, se vincularán a la creación de empleo y a las propuestas de revitalización de la zona este.