Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

Valladolid Toma la Palabra creará 2.000 empleos con su Plan Integral de Rehabilitación de edificios

Toma la Palabra cree que puede crear 2.000 puestos de trabajo gracias a su Plan Integral de Rehabilitación de edificios si gobierna en el Ayuntamiento de Valladolid.

INTERVENCIONES DE URBANIZACIÓN

 

Por otra parte, las intervenciones de urbanización incluirán la creación de paseos y áreas peatonales, rutas ciclistas, carriles bus, recorridos seguros en las proximidades de los colegios, desarrollo de la red verde y el "plan del árbol" --con la plantación de más de 5.000 árboles, de distintas especies para caracterizar cada barrio--, la transformación de algunos interiores de manzana y regularización de aparcamientos en superficie.

 

Las intervenciones en relación con los usos llevarán a la implantación de los previstos en la Constelación Verde, y el desarrollo de algunas calles para impulsar espacios comerciales y de negocios, en colaboración con la Cámara y las asociaciones de comerciantes.

 

Asimismo, se invitará a firmar un compromiso con las administraciones central y autonómica por el que se comprometan a evitar el vaciamiento del centro y reequilibrar la ciudad con la política de sedes.

Según han señalado fuentes de Toma la Palabra en un comunicado recogido por Europa Press, entienden que el urbanismo de Valladolid debe "cambiar radicalmente y adquirir orden y sensatez de acuerdo con las propuestas contenidas en su programa electoral en las que se insiste en ampliar la partida dedicada a mantenimiento de edificios y espacios".

 

La propuesta del Plan de Rehabilitación puede aportar soluciones, lógicamente, al problema de la vivienda, para que los hogares que no tienen acceso actualmente no sólo a las viviendas libres, sino tampoco a ninguna de las formas de vivienda protegida. Será coherente con el planeamiento general de ordenación urbana y con el nuevo Plan de vivienda que se elaborará en VIVA.

 

También puede aportar en cuestión de empleo, pues beneficiará al sector de la construcción de la rehabilitación frente a la obra nueva. Así prevén la creación de más de 2.000 empleos, "de acuerdo con los parámetros establecidos por distintos centros de estudio" como el Proyecto climático para España, estimaciones de Ferrovial, la Comisión de Rehabilitación y Mantenimiento de Edificios de Catalunya y el Instituto Istas.

 

El Plan pretende impulsar la mejora de lo existente, frenar los "síntomas de diáspora" y aumentar el uso y la durabilidad de los edificios y espacios urbanos, con lo que se cumple "una de las condiciones más importantes de la ecología urbana" y la sostenibilidad.

 

También se persigue el equilibrio urbano, al actuar "decididamente sobre las zonas menos cuidadas en los últimos años, como son el este y el norte de la ciudad", por lo que el Plan de Toma la Palabra apuesta por el reequilibrio permanente entre las distintas zonas de la ciudad.

 

El Plan pretende que cada generación "reformule la ciudad", a partir de lo existente, pero dándole su propio signo e identificándola con los temas de su tiempo. "En principio", han apuntado, entienden que muchas de las soluciones de rehabilitación serán las propias de un urbanismo tranquilo y verde, pero el Plan se propone altamente participativo, y las formas en que se concreten muchas de estas ideas saldrán de ese proceso.

 

El Plan se propone actuar, a medio plazo, sobre las edificaciones y el espacio urbano de un sector amplio de la ciudad --un ámbito en el que residen 120.000 personas; ocupa cerca de mil hectáreas de suelo urbano y contiene del orden de 60.000 viviendas--.

 

Se parte de la idea de que, a efectos de uso, la vivienda "no puede desvincularse del espacio en que se encuentra, y que las intervenciones de rehabilitación han de afectar tanto a los edificios como a los espacios urbanos".

 

Tras una inspección inicial, de oficio, de todos los inmuebles antiguos de la zona o de los que, sin serlo, muestren signos de posibles patologías, y la revisión de los informes procedentes de las Inspecciones Técnicas de Edificios (ITE), se diseñará el programa de ayudas, incentivos y actuación directa, distinguiendo tres niveles distintos, en función de los posibles deterioros o potencialidades de mejora: si afectan a la estructura portante, a los elementos comunes del soporte o a los elementos propios de cada vivienda.

 

Con ello, estiman que podría actuarse en los próximos cinco años sobre 15.000 viviendas (5.000 de ellas entre los dos primeros niveles), y se estima un volumen, para los próximos 4 años, de intervención de rehabilitación "fuerte" en más de 900 viviendas.

Noticias relacionadas