Valladolid tendrá una primavera "moderada" para los alérgicos con su pico entre mayo y junio

Según la doctora Alicia Armentia, responsable del Servicio de Alergología del Hospital Universitario Río Hortega y presidenta de la Sociedad de Alergología de Castilla y León, los síntomas más comunes son rinitis, asma u otros tipos de enfermedades respiratorias. 

 

UNA AFECCIÓN DE TODO EL AÑO

 

Esta enfermedad ha dejado de ser un problema exclusivamente de la primavera para prolongarse a lo largo de todo el año, ya que tal y como ha reconocido la doctora Alicia Armentia no sólo el polen es un componente alérgeno, sino que ahora "existe una proliferación" de alergias a los ácaros o de tipo profesional "a pesar de que las empresas tienen mucho cuidado de que haya una buena calidad en el aire".

 

Así, una persona puede sufrir varios procesos alérgicos al mismo tiempo y, de hecho, el 70 por ciento de los alérgicos al polen "van a tener alergia a algún vegetal, frutos secos, legumbres u hortalizas", según esta experta. Por otro lado, el 80 por ciento de los niños pequeños que tienen intolerancia al huevo en un futuro sufrirán asma por polen.

Así lo ha pronosticado la responsable del Servicio de Alergología del Hospital Universitario Río Hortega de Valladolid y presidenta de la Sociedad de Alergología de Castilla y León, la doctora Alicia Armentia, quien en declaraciones a Europa Press ha indicado que esta semana y la siguiente y se registran niveles de cipreses y álamos, mientras que más adelante "aparecerán" los pólenes del plátano de sombra.

 

 

La pluviosidad del otoño es la que "más influye" en la presión de la polinización, según la doctora Armentia, por lo que este año como ha llovido poco "se presenta una primavera moderada".

 

Los procesos alérgicos más graves son el asma por inhalación de polen pero también la rinitis y la conjuntivitis que "disminuye mucho la calidad de vida de estas personas", ha explicado.

 

"Hay que tener en cuenta que en esta época los universitarios están de exámenes y hay mucha gente que sale al campo por trabajo y no por ocio con la cual esta época es la peor para ellos", ha subrayado Armentia.

 

En Valladolid se espera que los picos de asma ambiental más altos se produzcan entre el 15 de mayo y el 15 de junio, pero estas previsiones pueden variar si llega una corriente de aire sahariano "lo que provocaría que subiera bruscamente la temperatura y las plantas liberarían más polen", según la responsable del servicio de alergología del Río Hortega.

 

"No hay que pensar que una persona pueda sufrir una sola enfermedad sino que puede tener varias, lo que complica el diagnóstico", ha destacado la doctora Armentia.

 

En el caso de la alergia primaveral, esta afección puede confundirse con un catarro común, aunque hay síntomas que las diferencian, ya que la patología propia de esta estación empieza con picor en los ojos, después se inician los estornudos y a continuación una obstrucción nasal. Por su parte, un proceso catarral, a parte del cuadro anteriormente descrito, también se producen dolores articulares y fiebre.

 

La doctora Armentia ha señalado que es importante conocer que ésta no es una enfermedad "intratable", que se puede curar y mejorar si se produce un diagnóstico a tiempo.