Valladolid supera con buena nota el examen de Greenpeace

La ‘radiografía social del medio ambiente en España’ realizada por la organización ecologista encuentra como principal problema en la provincia el acuífero de Los Arenales.

En estos días de crisis económica y social, hay quien se olvida a menudo de la importancia que tiene el medio ambiente para el ser humano. Algo que se ha encargado de recordar Greenpeace el pasado miércoles con la publicación de lo que ha llamado la ‘radiografía social del medio ambiente en España’. Un documento que, dividido en comunidades autónomas, destaca lo peor y lo mejor de cada una de estas, medioambientalmente hablando.

 

¿Y Castilla y León? ¿Y Valladolid? Pues resulta que la Comunidad no se encuentra en tan mala situación, al menos en comparación con el resto de España. Según la organización ecologista es la quinta con menos puntos negros, nada más y nada menos que veintidós, nomenclatura que han utilizado para los diferentes problemas contaminantes o que dañan al medio de manera directa.

 

Así las cosas, Valladolid se mantiene como una provincia bastante neutra en el estudio de Greenpeace. Mientras que en las vecinas Burgos y León se destaca en rojo la presencia de la central nuclear de Garoña y la minería de carbón, respectivamente, en Valladolid tan solo aparece uno de estos puntos negros destacados, el acuífero Los Arenales, por su gran capacidad contaminante por arsénico.

 

Y a partir de ahí, no ha conseguido encontrar la asociación verde mucho más a lo que señalar de manera ostensible. Varios aspectos que tocan en mayor o menor medida a la ciudad o la provincia, pero ningún altercado contra la naturaleza que haga echarse las manos a la cabeza. Véase algún riesgo de incendios forestales, cierta presencia de cultivos transgénicos o la especulación urbanística.

 

Además destaca Greenpeace varios aspectos positivos de Castilla y León de manera general. Entre ellos el bajo riesgo de desertificación que existe en la Comunidad –solo el 4’15% de los terrenos están en riesgo grave o muy grave-, se resalta que es la que más superficie agrícola tiene –más de 5.350.000 hectáreas útiles- o el potencial de energías renovables con el que cuenta Castilla y León, ya que en 2050 podrá abastecer más de treinta veces su propia demanda en este campo. Así las cosas, no hay duda; Valladolid pasa el examen de Greenpeace.