Valladolid, sucia tras la noche de fiesta a pesar de la concienciación

El pregón y el concierto dejó tras de sí un regero de basura en la Plaza Mayor, una estampa similar a la del botellón en la zona de las Moreras.


 

Ni las campañas de concienciación impulsadas por el Ayuntamiento de Valladolid, ni tampoco el hecho de aumentar el número de contenedores y de buscar el reciclaje de plásticos y vidrio, logró evitar la tradicional 'fotografía' de las calles llenas de basura tras cada noche de las fiestas de San Lorenzo.

 

Así quedó la Plaza Mayor tras el pregón inaugural y el posterior concierto de Fangoria, que aglutinó hasta pasadas las 00 horas a miles de personas en el ágora pucelano. Bolsas, botellas de plástico y vidrio, vasos y, en general, todo tipo de residuos que los servicios de limpieza, que han trabajado durante toda la madrugada, han retirado.

 

Similar estampa ha dejado la zona de las Moreras. Desde el Consistorio buscaron la forma de acabar (o minimizar) con el botellón aquí pero lo cierto es que en la primera noche de fiestas patronales miles de jóvenes se dieron cita desde la Rosaleda hasta el final de la Playa para beber y escuchar a los DJs. Al igual que en la Plaza Mayor, los kilos de basura se contaban por cientos y ni la luz permanente ni otras propuestas municipales lograron ahuyentar a quienes tenían ganas de fiesta.

Noticias relacionadas