Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

Valladolid se une a la protesta nacional a favor de los perros considerados peligrosos

La protesta canina atraviesa la calle López Gómez. JUAN POSTIGO
Ver album

Cerca de treinta perros y cincuenta personas se han manifestado este domingo por las calles del centro de la ciudad para pedir que se descataloguen ciertas razas como perros peligrosos.

La imagen pudo verse este domingo a lo largo y ancho de varias ciudades de España, y Valladolid no quiso ser excepción. Cerca de cincuenta personas acompañadas de treinta perros desfilaron por las calles del centro de la ciudad a modo de protesta contra la llamada Ley de Perros Potencialmente Peligrosos, más conocida como PPP. Un reglamento que obliga a ciertas razas de canes como el dóberman, el mastín o el rottweiler a cumplir requisitos como portar bozales en algunas ocasiones o a un mayor cuidado cuando hay niños delante.

 

Así, a las siete de la tarde comenzó la concentración en la Plaza de la Universidad. Poco a poco fueron congregándose compañeros de dos piernas y cuatro patas, en lo que fue una muestra de pelea contra el “racismo” perruno, tal y como rezaba una de las pancartas.

 

“Nos obligan a llevar los perros con bozal, tienes que sacar permisos, te ponen multas más grandes...”, explicaba Jonathan de Blas, organizador de la protesta pacífica. “Queremos que se hagan más pruebas de sociabilidad a los perros para que se compruebe si realmente se portan bien y que puedan disfrutar como cualquier perro normal, que se vea que no son asesinos ni nada”.

 

“Hay gente que les ha utilizado para peleas, les han llamado asesinos y no tienen por qué merecer este nombre. Si le educas adecuadamente, cualquier animal puede ser bueno”, asegura Jonathan.

 

Así, ni cortos ni perezosos, la particular manada echó a andar desde la Plaza para tomar López Gómez, llegar hasta la Plaza España, atravesar Gamazo y volver por Recoletos y Santiago hasta la Plaza Mayor. Una pequeña protesta, más simbólica que otra cosa, pero suficiente como para que Valladolid también haya aportado su granito de arena contra la PPP.