Valladolid se rinde a Joaquín Díaz en sus 50 años de actividad artística

Joaquín Díaz señala una de las fotos de su exposición homenaje en el Teatro Zorrilla. BORIS GARCÍA

El Teatro Zorrilla acoge la jornada homenaje al musicólogo y etnógrafo a través de un documental de su vida, una exposición y un concierto.

“Todas las emociones que he sentido en mi vida parece que se concentran hoy. Están aquí mis amigos, colegas, compañeros...”. Las primeras palabras del músico y etnólogo Joaquín Díaz este viernes, en el reconocimiento por el 50 aniversario de su actividad artística, no pudo comenzar más cargado de sentimientos. “Cincuenta años no se cumplen todos los días, afortunadamente”, reía el zamorano, vallisoletano de adopción.

 

Efectivamente el Teatro Zorrilla, en el corazón de la ciudad, acoge este viernes un homenaje a quien ya recibiera hace unas semanas la Medalla de Oro de la Diputación de Valladolid, consistente en un documental dirigido por Isaac García e Inés Toharia, una exposición fotográfica y documental y un concierto en la tarde de este viernes.

 

“No sé si este homenaje es merecido o no, pero emociona. Creo que hay dos partes, el trabajo diario que consiste en redescubrir esa tradición riquísima y por otro lado animar a la gente a la que la descubra. Eso tenemos que utilizarlo para nuestra vida cotidiana, me quedo con esas dos cosas de mi carrera”, seguía explicando Díaz, minutos antesd e entrar al documental biográfico con tíitulo ‘El río que suena, reflejo del tiempo’.

 

 

Y es que el nombre no se trata de una casualidad. “Siempre he dicho que la tradición es como un río, que nace en un momento determinado, después tiene una serie de afluentes que van aportando agua a un caudal central y eso es lo que nosotros recibimos, esas aguas superficiales y profundas que nos traen la tradición de siglos atrás”.

 

El presidente de la Diputación de Valladolid, Jesús Julio Carnero, no quiso quedarse corto en cuanto a elogios. “Es un día muy importante para la provincia de Valladolid. La Diputación y un grupo de amigos hemos decidido hacerle un homenaje porque se lo merece. Cincuenta años al frente del folklore de la provincia y de Castilla y León. Va a ser demasiado poco para lo que él se merece”.

 

“La gran satisfacción de Joaquín, sea en el medio que sea, es el haber llegado al corazón de la gente y haber encendido la luz de la ensoñación en el interior de ese corazón”, concluyó Carnero.