Valladolid se queda sin ocho plazas de bombero vacantes por oposición

Los bomberos de Valladolid se quedarán sin ocho plazas de 'refuerzo'. TRIBUNA

El Gobierno central ha comunicado al Ayuntamiento que estas plazas habían caducado por ley. Estas estaban convocadas desde el pasado 26 de octubre.

Mazazo para el sector bombero de Valladolid, que se quedará sin las ocho plazas que estaban convocadas por oposición para este 2016 tras ser publicadas el pasado 26 de octubre. El Gobierno central, tal y como ha adelantado el periódico El Norte de Castilla, ya ha comunicado al Ayuntamiento de la ciudad que estas han caducado por ley, de manera que no habrá nuevos bomberos por el momento.

 

Y es que la situación ha sido muy pareja a las recién suspendidas oposiciones de enfermería y que tantas ampollas han levantado contra la Consejería de Sanidad de Castilla y León. El Consistorio recibió la notificación de la delegada del Gobierno, María José Salgueiro, el pasado 4 de diciembre. El artículo 70.1 del Estatuto Básico del Empleado Público dice bien claro que la ejecución de la oferta debe desarrollarse en un plazo improrrogable de tres años –las plazas se acumularon de 2009,2010 y 2011-, con lo que están fuera de plazo.

 

Según El Norte de Castilla, el concejal de Hacienda del Ayuntamiento de Valladolid, Antonio Gato, la intención es que puedan sacarse nuevas plazas a lo largo de 2016, quince concretamente, y es que en la actualidad el cuerpo de bomberos cuenta con 166 trabajadores cuando deberían ser 216, o al menos así está establecido para la población de más de 400.000 habitantes que cubren.

 

Eso sí, parece ser que el Gobierno tampoco debe haber actuado como debería, ya la convocatoria para estas ocho plazas se publicó en el BOP el 26 de octubre y estos tenían quince días para haber advertido el fallo. En todo caso parece complicada una reclamación, ya que el asunto podría haber terminado en juicios y es más que probable que el resultado de anulación hubiera sido exactamente el mismo.

 

¿Y mientras? Pues los bomberos se quedan a media capacidad y sin unos refuerzos que cada día se antojan más necesarios. Y es que a la falta de personal se une la continua protesta del cuerpo para materiales y vehículos que cada día se encuentran en peor estado.

Noticias relacionadas