Valladolid se plasma en un mural en la avenida de Salamanca

Hace apenas tres meses un tramo de la avenida de Salamanca fue redecorado con un nuevo mural. A.MINGUEZA

Siete artistas locales dibujan desde hace unos días un enorme 'grafiti' con diferentes motivos de la ciudad en el tramo entre Arturo Eyries y el Puente de la Hispanidad.

No es vandalismo, más bien podría calificarse de arte. Y si resulta que el objetivo es tapar unas feas y malintencionadas pintadas, mejor que mejor. Desde hace unos días siete artistas locales de Valladolid –Inés García, Jorge Consuegra, Isabel Borge, Javier Carrera, Alberto Sobrino, Iván San Martín y Jorge Méndez-, se dedican a elaborar una de las cosas que mejor saben hacer; pintar y crear. El resultado se hace visible, poco a poco, en la avenida de Salamanca, en el muro que hay justo debajo de la casa abandonada de Parquesol.

 

¿Y cuál es este resultado? Pues una pared que, si el tiempo meteorológico lo permite, debería estar terminado en un par de semanas, quizá algo más, quizá algo menos. ¿Y qué mostrará? Entre otras cosas, la Cúpula del Milenio transformada en una simpática tortuga, una botella de vino Ribera de Duero, las caras de Miguel Delibes o Cervantes, un pincho en alusión al Concurso Nacional que se celebra en Valladolid, un coche eléctrico, un pavo real del Campo Grande o los leones de la fachada de la Universidad. Por creatividad que no sea.

 

La cuestión es que el Ayuntamiento de Valladolid ha decidido tomar cartas en el asunto y se ha invertido un presupuesto aproximado a los 10.000 euros en brocha, pintura plástica y todos los útiles necesarios para la tarea creativa.

 

No se trata de la única acción que ha realizado el Consistorio en este sentido en últimas fechas, pues hace unas semanas el vallisoletano Félix Rodríguez ya pudo expresar su arte en una pared de la calle Gondomar, en el centro de la ciudad. La anécdota de aquello es que los servicios municipales, por error, lo interpretaron como un acto de vandalismo y lo borraron, teniendo que repetirlo el autor unos días después. Algo que esperan que no pase los siete ‘currantes’ de la Avenida de Salamanca.