Valladolid saborea las II Jornadas del Lechazo después de “tres meses duros para los hosteleros”

Cuarenta establecimientos de la ciudad ofrecen tapas y menús a precios populares hasta el 13 de mayo.

LOCALES PARTICIPANTES:

 

Ceyjo, El Bar, La teja, Las viñas, Los tintes, Mar Cantábrico, El escudo, Triana, Villa Paramesa, Dakota, Moka, Noche y día, Deboca en boca, Marisquería Amador II, Ágora, Ángela, Molino rojo, Poniente, Campogrande, Don Bacalao, Don Claudio, El Balcón de las médulas, El buen tapeo de Bimi, El caballo de Troya, El capricho, Herbe, La abadía, La Criolla, La cueva, La parrilla de San Lorenzo, La perla de Castilla, La solana, La tahona, Montellen, Ole con ole, Puerta de Tudela, Trigo, Vinotinto, El pozo, La Cárcava.

Es posible que si pasea estos días por el centro de Valladolid se encuentre con un inesperado olor que le haga detenerse en alguno de los múltiples bares o restaurantes de la ciudad. Pero concretamente, es más fácil que lo haga en uno de los cuarenta que, desde este pasado jueves y hasta el 13 de mayo forman parte de las II Jornadas del Lechazo, que ofertarán tapas y menús a precios muy especiales para la ocasión.

 

Si bien el precio es libre para cada establecimiento, las tapas oscilarán casi siempre entre los “1,8 euros y los 2,5” y los menús entre “15 y 40”, tal y como confirmaba el presidente de la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería, Jaime Fernández, en la presentación del evento. “Unos precios para todos los bolsillos y para que cada escoja lo que más se le adapta sin renunciar al lechazo”.

 

Se trata de la segunda edición de unas jornadas que, en boca de la concejala Mercedes Cantalapiedra, acompañante para la ocasión de Fernández, “vienen avaladas” por la calidad del producto y su tradición. “Todo buen vallisoletano conoce cómo es el lechazo de Valladolid, es una tradición instaurada”, se congratulaba Cantalapiedra.

 

Pero volviendo a las Jornadas del Lechazo en sí, se trata de la oportunidad perfecta para degustarlo “guisado, asado, o como pincho”, tal y como han informado fuentes municipales. Cada bar o restaurante lo cocinará a su gusto, con la receta y estilo que prefiera, para servirlo en barra o en mesa como menú.

 

Pero el lechazo no se queda solo en Valladolid, en Castilla y León o incluso en España. Según siguió explicando la concejal, a través de la red ‘Saborea España’, se realizarán promociones en diferentes países europeos, aquella más próxima los días 16, 17 y 18 en Italia, concretamente en Milán, en la feria ‘Italy’. Lechazo que traspasa fronteras, que podría decirse.

 

Pero no todo fueron buenas noticias y alegrías en la presentación de las Jornadas. Jaime Fernández quiso dar el toque ‘de prevención’ al recordar que “estos tres primeros meses” de 2014 no han sido buenos para los hosteleros de Valladolid, de manera que esta es una oportunidad para “aprovechar el repunte de Semana Santa y de San Pedro Regalado”.

 

“Estas últimas semanas las calles han estado llenas, ha ayudado el buen tiempo, los días libres y, por supuesto, la Semana Santa”, confirmó con un gesto mezcla de decepción y optimismo el presidente de la asociación hostelera. “Además ahora en mayo tenemos buenos eventos deportivos [en referencia al final del campeonato de rugby] , parece que va a seguir el buen tiempo... A la gente se le va pasando el pesimismo de estos primeros meses y habla bien de Valladolid a sus conocidos”, siguió.

 

Una de las bazas con las que juegan las Jornadas del Lechazo es el puente que viven estos días los madrileños, que bien podría atraer a muchos deseosos de degustar este delicioso manjar. En concreto, para estos próximos fines de semana la ocupación de hoteles en la ciudad ronda entre el 70 y el 85%, “una buena noticia”, a ojos de Fernández y que habrá que ver si triunfa tanto como ya lo hiciera el año pasado.