Valladolid registra 58 denuncias en la 'Operación Can' para el control de perros

Uno de los controles realizados por la Guardia Civil.

La Guardia Civil ha finalizado en Castilla y León la operacion Can de control e identificación de animales de compañía de raza canina. En la misma han tomado parte efectivos del Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) y de Seguridad Ciudadana.

En Valladolid se identificaron 203 perros, de los cuales 17 no llevaban microchip y se cursaron un total de 58 denuncias. A nivel regional, en la Comunidad se han controlado e identificado 2011 perros, de los que 228 no contaban con el microchip obligatorio, lo que representa un 11,34%. 

 

 

Del mismo modo, como resultado de estas inspecciones se han procedido a formular, ante las autoridades competentes, 748 denuncias por infracciones administrativas a las diferentes leyes y reglamentos que regulan esta materia.

 

Las denuncias más comunes, aparte de carecer de microchip han sido no tener la licencia para perros potencialmente peligrosos, no estar inscrito el perro en el censo municipal, no tener al animal vacunado y no disponer de la cartilla de vacunación y falta de vigilancia y control.

 

Desde la Guardia Civil se recuerda nuevamente que los propietarios o poseedores de perros, deberán mantenerlos en buenas condiciones higiénico-sanitarias, procurándoles instalaciones adecuadas para su cobijo, proporcionándoles alimentación y bebida y dándoles oportunidad de ejercicio físico, así mismo deberán realizar los tratamientos sanitarios declarados obligatorios.

 

A partir de los 3 meses de edad el perro debe estar vacunado y contar con la cartilla sanitaria oficial expedida por un centro veterinario autorizado. Igualmente a partir de esa edad deberán de estar identificados electrónicamente mediante la implantación de un microchip e identificados en los correspondientes registros municipales.

 

La Guardia Civil presta especial atención al control de los perros considerados como potencialmente peligrosos para comprobar que cumplen los requisitos establecidos por la normativa que regula la tenencia de este tipo de animales.