Valladolid plantea una Mesa del Turismo para llevar a cabo el Plan Estratégico 2016-2019

Jaime Fernández, Óscar Puente, Víctor Caramazana, Ana Redondo y Víctor Alonso. JORGE IGLESIAS

El Ayuntamiento, representado por Óscar Puente y Ana Redondo, busca involucrar a todos los agentes relacionados con el turismo para incrementar en un 20% el número de visitantes, hasta los 450.000 anuales.

Incrementar para 2019 en un 20% el número de visitantes, un 28% el de pernoctaciones, y ampliar la estancia media hasta 1,85 días por visitantes. Esos son los objetivos que pretende alcanzar el Ayuntamiento de Valladolid, que esta tarde, en el Museo de la Ciencia, ha presentado el Plan Estratégico de Turismo 2016-2019 y la creación de una Mesa del Turismo en la que todos los sectores vinculados al turismo tengan voz.

 

El alcalde Óscar Puente destacó en su intervención inicial a Valladolid como una ciudad "próspera y sostenible, uno de los principales destinos de Castilla y León y España, y que recibe una nota de notable alto entre los que la visitan", antes de mostrar su ambición al considerar que "estamos lejos de alcanzar el máximo potencial". Puente adelantó uno de los pilares sobre los que se quiere cimentar el plan turístico para los próximos tres años: la innovación tecnológica, estar conectados, la SmartCity.

 

"Queremos un destino turístico inteligente" anticipó el alcalde, una línea que siguió Luis Herrero, representante de la empresa tmrexperience responsable de la planificación, y que fue el encargado de desgranar las líneas maestras. El Plan se vertebra con esa intencionalidad de destino inteligente que asegure la sostenibilidad "no solo medioambiental sino económica y social" de la ciudad, y para ello se han señalado varios productos estrella sobre los que incidir. Herrero señaló como productos estratégicos, los que marcan una ventaja competitiva, "la enogastronomía, los eventos culturales, el turismo cultural y el de congresos", y también hizo hincapié en otros que Valladolid desea explotar: eventos deportivos, turismo idomático, turismo de millennials (nacidos en los años 80 y hasta la mitad de los 90), y turismo LGTB (lesbianas, gays, transexuales y bisexuales).

 

Fue Ana Redondo, la concejala de Turismo por el Ayuntamiento de Valladolid, quien en su discurso incidió en la importancia de contar con todos los sectores que directa o indirectamente sean partícipes del impulso que supone el turismo. El Plan Estratégico ya incluye la participación de los profesionales, una colaboración que se quiere extender con la creación de una Mesa del Turismo que "se pone en marcha ya para favorecer la coordinación público-privada, en la que estén representados todos los sectores y que diseñe la imagen de ciudad abierta y acogedora que queremos transmitir".

 

Ana Redondo destacó también la importancia de planificar el calendario de actividades a lo largo del año y de la coordinación también entre instituciones, algo que compartieron el vicepresidente de la Diputación de Valladolid Víctor David Alonso, el de la Cámara de Comercio Víctor Caramazana -quien destacó la Escuela Internacional de Cocina como "un activo para la ciudad, con potencial importante"- y el presidente de la Asociación Provincial de Hosteleros Jaime Fernández, que puseo en valor la calidad gastronómica que hay en la ciudad.