Valladolid perdió entre 2001 y 2016 más de 45.000 jóvenes de entre 14 y 35 años

Grupo de jovenes en la Plaza Mayor. A.MINGUEZA

El concejal de Participación Ciudadana y Juventud, Alberto Bustos, quiere que el Plan Juvenil frene esta "sangría" y favorecer el retorno de los jóvenes.

Entre el año 2001 y el 2016 tan solo han pasado 15 años. Tres lustros en el que la sangría de jóvenes en Valladolid ha provocado que más de 45.000 personas de entre 14 y 35 años se hayan ido de la ciudad. Estos son los “preocupantes” datos que ha mostrado el concejal de Juventud del Ayuntamiento de Valladolid, Alberto Bustos.

 

El edil vallisoletano confirma que si en 2001 había censados en Valladolid 108.947 jóvenes con edades comprendidas entre 14 y 35 años, en 2015 esta cifra se ha reducido hasta los 63.420. Bustos dice que el nuevo Plan de Juventud 2016-2019 en el que trabaja el Consistorio, intentará “frenar” esa huida de los jóvenes.

 

Para el concejal de Juventud y Participación Ciudadana, lo más importante son las políticas de vivienda, empleo y formación para que esos jóvenes ven en Valladolid “un atractivo y una oportunidad de llevar su proyecto de vida”. No obstante, Bustos es cauto y sabe que este proyecto es una carrera de larga distancia y no un objetivo que se vaya a ver “de la noche a la mañana”.

 

Ante esta realidad, el concejal ha abogado por trabajar de manera coordinada y transversal para hacer un diagnóstico claro de dónde está el problema y buscar soluciones, acciones y medidas que permitan frenar esta sangría primero y, a partir de ahí, trabajar para hacer de Valladolid una ciudad más atractiva y favorecer el retorno de los jóvenes que se han tenido que ir en los últimos años.