Valladolid luce su nuevo reloj floral en pleno centro de la ciudad

Los jardines situados entre la plaza de Colón y la estación Campo Grande de Valladolid cuentan desde este lunes con un reloj floral ubicado en un emplazamiento "idóneo" para dar la bienvenida a los visitantes.

  

El reloj floral, situado en los jardines comprendidos entre la Plaza de Colón y la Estación de Campo Grande, ha sido inaugurado por el alcalde de Valladolid, Javier León de la Riva, junto a diversos concejales del equipo de Gobierno y los colaboradores y representantes de empresas privadas que han financiado esta obra.

 

Con un diámetro de ocho metros, el reloj dispone de dos agujas que miden 2,76 y 3,48 metros, fabricadas en perfiles de acero inoxidable, y cada una de ellas pesa alrededor de cuarenta kilogramos, con su correspondiente contrapeso. Han sido lacadas en la empresa Gamesa, con el mismo tratamiento que las aspas de los aerogeneradores.

 

Otra novedad relevante es que su sistema de funcionamiento dispone de una antena vía radio para que su exactitud sea absoluta, así como de una placa con un código bidi para proporcionar a los interesados información tanto de este reloj como del que estuvo ubicado desde 1966 y hasta finales de la década de los ochenta en el Campo Grande. También va a estar iluminado, al celebrarse en 2015 el Año Internacional de la Luz.

 

Los contenidos alternarán las principales celebraciones del calendario local, como la Semana Santa, la Seminci, el Festival Internacional de Teatro de Calle, el Concurso Internacional de Tapas, referencias a Miguel Delibes o acontecimientos deportivos.

 

Las flores de temporada que forman parte del conjunto son geranios, pensamientos y bellis, en tanto que los bordes se han realizado con boj. El reloj es de tamaño superior al que existía en el Campo Grande, ya que aquel contaba con un diámetro de cinco metros y su aguja minutero medía 1,75 metros.

 

El proyecto de reloj floral ha sido posible gracias a la colaboración "desinteresada y altruista" de entidades y particulares, una actitud que el alcalde ha agradecido expresamente al tiempo que ha solicitado el "respeto y cuidado de este bonito regalo que recibe Valladolid".

 

Las personas y entidades que han participado en el proyecto y su ejecución son Mozo Grau SA, patrocinador del reloj; Philips Indal Valladolid, colaborador en la iluminación; Relojería Zurro, y Relojería San Martín de Pamplona, que han realizado el diseño de las agujas, la maquinaria y lo han fabricado e instalado, mientras que las agujas las ha hecho la misma empresa -Gamesa- que los aerogeneradores eólicos.

 

José Gerbolés ha realizado las imágenes decorativas que adornan el reloj, para lo que ha utilizado marmolina de colores; el arquitecto José Ignacio Zarandona ha diseñado el reloj floral; Elpa SL ha instalado la iluminación; Pinturas Álvarez Ferreras se ha encargado del color institucional de Valladolid los elementos sobre los que reposan los dibujos de Gerbolés; Proliser, limpieza ecológica de grafitis, ha dado el tratamiento preventivo del elemento que hace las veces de proa de la instalación, en tanto que el Servicio de Parques y Jardines del Ayuntamiento de Valladolid se ha encargado de la coordinación y la decoración floral.