Valladolid integra a las personas discapacitadas en la educación con la campaña "Aula en la calle"

Con motivo de la Semana de Acción Mundial por la Educación, diferentes colegios, organizaciones y entidades se han sumado en la Plaza de la Universidad a la sensibilización por la inclusión en los centros educativos de las personas con discapacidad. 

La plaza de la Universidad ha acogido este jueves a más de 700 alumnos de nueve colegios de Valladolid, además de un centenar de profesores, padres y representantes de diez asociaciones de atención a personas con discapacidad.

 

Con motivo de la Semana de Acción Mundial por la Educación, se han realizado actividades de sensibilización para que tanto los niños como la sociedad en general conozca las dificultades que tienen 93 millones de niños con discapacidad en el mundo,  a la hora de llevar una vida normal y acceder a una educación pública.

 

‘Aula en la calle’ es el nombre de la acción reivindicativa llevada a cabo por Entreculturas, miembro y representante en Valladolid de la Coalición Española de la Campaña Mundial por al Educación, formada a su vez por Ayuda en Acción y Educación Sin Fronteras.

 

“Es un acto lúdico, jocoso y divertido que sirve para reivindicar el derecho a la educación de las personas con discapacidad. No pedimos centros especiales para personas con discapacidad sino la integración de estas personas en los centros ordinarios. Los profesores de apoyo son necesarios, teniendo en cuenta que solo el 3% de las personas con discapacidad acceden a la educación en el resto del mundo”, apunta Antonio García Mediavilla, voluntario de Entreculturas.

 

A lo largo de la mañana se han realizado diferentes actividades, talleres de integración y juegos. También se ha procedido a la lectura de un manifiesto, en el que han participado personas con algún tipo de discapacidad y representantes de diferentes asociaciones vallisoletanas. Al acto se han sumado entidades como el Centro de Educación Especial número 1, Feaps y Feafes Valladolid El Puente, la Federación de Personas Sordas de Castilla y León y Aspaim Castilla y León.

 

Representantes de la ONCE, Intras, Aspas, la Federación Polideportiva de Discapacitados de Castilla y León (Fecledmi) y Cermi, también han querido estar presentes. Y los alumnos de los colegios San José, Cristo Rey, Enseñanza, Inmaculada-Belén, Pedro Gómez Bosque, La Salle, San Fernando, Lestonnac y el Insituto Emilio Ferrari, han realizado diferentes actividades de integración educativa.

 

Portalápices, chapas o carteles con el lema de la campaña “Sumemos capacidades”, en diferentes lenguas de signos, han sido alguna de las manualidades elaboradas. “Los niños discriminan a los jóvenes con discapacidad por falta de información, no creo que sea con malicia, sino por desconocer la situación del compañero”, explica Juan Regueras, coordinador de los voluntarios.

 

Un alumno de segundo curso de Grado en Periodismo, Miguel Fernández, ha querido contar su experiencia en la Universidad. El joven fue diagnosticado de glaucoma al nacer y a los cuatro años perdió la vista. “He estudiado siempre en colegios ordinarios, gracias al apoyo de la ONCE que me facilitó las herramientas para poder realizar exámenes y acceder a la biblioteca digital. Todo lo que he necesitado se me ha proporcionado, aunque cabe mejorar el acceso a la información”, explica.

 

“No existen problemas de acceso para el alumno, además contamos con auxiliares para realizar los desplazamientos. Si la capacidad cognitiva del alumno es normal, asiste a las clases con el resto de compañeros, sino tienen otro tipo de apoyo para no quedarse descolgado”, explica Martín Barrientos, profesor del Colegio Público Pedro Gómez Bosque. Además apunta que “en el aula procuramos que exista inclusión, que haya normalidad y se les acepte, pero a veces en otras actividades, salidas o recreos, tenemos algunas dificultades porque ni nosotros ni la sociedad estamos totalmente preparados”.