Valladolid huele a rueda quemada y recuerda a los moteros que se fueron en 2015

El desfile de las antorchas, a pesard e la lluvia, reunió a centenares de moteros que recorrieron el trayecto desde la Cúpula del Milenio a la Plaza Mayor.

Hacía muchos meses, quizá demasiado, que Valladolid no escuchaba el rugir de los motores, olía a rueda quemada y se emocionaba con el recuerdo –en forma de antorchas encendidas- a los que ya se fueron. Y es que una vez más, y es la enésima, la lluvia no pudo con el espíritu motero que-aunque en menor medida de lo esperado- inunda este fin de semana la capital del Pisuerga.

 

Centenares de moteros desafiaron al frío y sobre todo al aguacero para participar en un corto pero intenso desfile que recorrió el trayecto que une la Cúpula del Milenio, donde se han programado actividades para la familia, con la Plaza Mayor donde aguardaban expectantes muchos vallisoletanos.

 

Fue el plato fuerte de la jornada central de la Fiesta de la Moto de Valladolid que ha continuado esta noche con las actuaciones de Óscar de Rivera, Carlos Jean, Mago Oz, Los extraños y Danza Invisible, ya en el recinto de la antigua Hípica Militar.