Valladolid estrena la primera estación de carga rápida para vehículos eléctricos en Castilla y León

Las autoridades observan el procedimiento de la carga rápida del vehículo eléctrico.

Está ubicada en una gasolinera del Camino de Simancas y en apenas media hora se puede recargar la batería. Palencia también abre un punto similar y se suma con Valladolid a los dos únicos existentes en España, en País Vasco y Cantabria.

El consejero de Economía, Tomás Villanueva, y el alcalde de Valladolid, Javier León de la Riva, han inaugurado hoy el primer punto de carga rápida en Castilla y León para vehículos eléctricos, concretamente en una gasolinera del grupo Repsol del Camino Viejo de Simancas. Minutos después el propio consejero de la Junta ponía en marcha la segunda estación en Palencia.

 

El alcalde de Valladolid, León de la Riva, recordó que en la ciudad vallisoletana ya existían 34 postes de recarga convencional, donde los vehículos eléctricos pueden repostar, gratuitamente, durante varias horas su batería. No obstante, existía la demanda de los usuarios de este tipo de movilidad sostenible de disponer de un punto en el que en apenas media hora puede cargarse prácticamente el 100% de la batería.

 

De momento, este servicio será gratuito, aunque el regidor calculó que una recarga puede tener un precio de “cuatro o cinco euros”, aproximadamente. El alcalde vallisoletano adelantó además que, en breve, se instalará otro punto de carga rápida en la ciudad, concretamente en el entorno del centro comercial de Vallsur.

 

La recarga ahora es gratuita, pero se estima que una carga total de la batería puede tener un coste aproximado de cuatro o cinco euros

 

Por su parte, el consejero de Economía e Industria, Tomás Villanueva, recordó que en 2010 se aprobó la estrategia regional de la movilidad sostenible con el desarrollo de tres ejes: “Fomentar la industria, favorecer el mercado de este producto y desarrollar la infraestructura que permita la movilidad”. En ese sentido, Villanueva  apuntó que en toda Castilla y León existen 130 puntos de carga lenta y que se duplicará en 2015. Por último, el consejero adelantó que en 2020, España deberá contar con 860.000 estaciones de carga y Europa con más de ocho millones.

 

Durante la puesta en marcha de este primer punto de carga rápida, han participado el director comercial de IBIL, Miguel Palacio, empresa participada por Repsol, así como el responsable de Nuevas Energías de la compañía petrolera, Juan Casanueva y el director de Nissan Iberia, Javier Redondo, entidades que están poniendo en marcha este tipo de estaciones.

 

Precisamente, Nissan ha ofrecido a la Junta de Castilla y León la cesión de varios modelos eléctricos del vehículo Nissan Leaf para su uso, que ha sido el coche con el que han comprobado este primer punto de carga rápida. Javier Redondo cree que España debe cambiar la mentalidad y liderar la movilidad eléctrica en Europa.

 

Las dos estaciones de carga rápida inauguradas hoy en Valladolid y León se suman a las dos únicas existentes en España, ubicadas en Vitoria y Cantabria, aunque los próximos meses aumentarán estas estaciones en otras comunidades autonómicas. De hecho, Nissan está implementando una red europea de carga rápida con la entrega de 600 equipos en el viejo continente con el objetivo de impulsar la utilización del vehículo eléctrico, ya que son compatibles con otros automóviles fabricados por otras marcas.