Valladolid 'escapa' de la alerta por lluvia... pero no del agua

Una mujer se protege de la lluvia con su paraguas. TRIBUNA

Prácticamente toda la semana estará marcada por continuas lluvias hasta el próximo viernes cuando los cielos comiencen a despejarse, según indica la Agencia Estatal de Meteorología. Las temperaturas serán frías en todo momento.

Ya no hay vuelta de hoja. Noviembre es de toda la vida el mes en el que el frío y el mal tiempo terminan de instalarse en prácticamente toda la península, si es que había alguna duda visto lo visto este lunes. Valladolid, por supuesto, no será una excepción, y es que la provincia entera se enfrentará durante toda la semana a chubascos y cielos nubosos, de manera que se esperan unos días pasados por agua.

 

Hay una buena noticia, en todo caso, para esto, y es que Valladolid conseguirá evitar la alerta por lluvia y viento, tal y como ha informado la Agencia Estatal de Meteorología, algo que no ha conseguido por ejemplo Zamora. De esta manera la lluvia y los chaparrones serán una constante durante al menos martes, miércoles y jueves en la capital del Pisuerga, por lo que habrá que esperar hasta el viernes para empezar a ver cielos despejados.

 

Y casi ni eso. Prepare el paraguas y las botas porque estos días lo va a utilizar mucho. Para este martes la previsión es de lluvia hasta por lo menos las seis de la tarde, y caerá la mayoría por la mañana. El miércoles, tres cuartos de lo mismo con mayor cantidad de agua incluso y será el jueves cuando empiece a remitir ligeramente el diluvio. Este día, según la Agencia, será el de transición hasta un viernes algo más alegre.

 

Si por lo menos tenía planes para el fin de semana, alegre esa cara. Será justo para sábado y domingo cuando asome ligeramente el sol y es bastante probable que puedan buscarse diferentes alternativas al aire libre. En todo caso, lo que sí será una constante será el frío.

 

También será momento de desempolvar, si es que no lo había hecho ya, los jerseys del armario y de activar la calefacción en casa. Desde este mismo momento y hasta el domingo los termómetros no subirán nunca de los veinte grados, siendo constantes las temperaturas medias de unos doce grados.