Valladolid, entre las capitales que menos gastan por habitante en servicios básicos

San Sebastián, Barcelona, Madrid y Tarragona son las que más dinero destinan a este concepto. La capital vallisoletana dedica 285 euros por habitante a este capítulo.

Ávila y Valladolid son dos de las capitales de provincia que menos gastan por habitante en servicios municipales básicos, como la limpieza viaria, el saneamiento, el agua o las basuras, según los datos publicados por el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas sobre el coste efectivo en 2013 de los servicios que prestan todas las entidades locales del país, en función de las liquidaciones de sus presupuestos.

  

De la lista faltan los municipios vascos y navarros, con la excepción de la capital guipuzcoana; siguen otro cauce de información a Hacienda por el régimen foral, pero sus datos aparecerán también en el futuro.

  

San Sebastián, Barcelona, Madrid, Tarragona y Granada son las cinco capitales de provincia que más gastan por habitante en servicios municipales básicos, como la limpieza viaria, el saneamiento, el agua o las basuras. En el otro extremo se encuentran, junto a Ávila y Valladolid, Cuenca, Mérida y Zaragoza.

  

La reforma local obliga a los municipios a calcular el coste de los servicios que prestan. Este mes se ha dado a conocer la primera oleada, aunque la información no está detallada sino distribuida en grandes capítulos de gasto. Todos los datos serán publicados anualmente por Hacienda para que los vecinos puedan consultar los de sus ayuntamientos.

 

BASURAS Y SANEAMIENTO

  

Uno de ellos, es el que recoge el gasto en los servicios propios de los ayuntamientos, es decir, el saneamiento, la luz, la gestión de residuos y basuras, vivienda y urbanismo o la limpieza viaria.

  

Distribuido este coste por habitante, la capital guipuzcoana es la que más dinero dedicó a estos servicios según los datos de 2013, 854 euros por vecino (128 millones de euros). Son 20 millones más de lo que gastó en estos mismos capítulos Zaragoza, con medio millón más de habitantes y un gasto per cápita de 158 euros, la cifra más baja del país.

  

La segunda capital de provincia que más dedica a estos servicios básicos por vecino es Barcelona (674 euros anuales en 2013), seguida de Madrid (592 euros), Tarragona (574), Granada (561), Córdoba (516) y Málaga (507).

  

Justo por encima de Zaragoza se sitúan Mérida (187 euros por habitante), Cuenca (278 euros), Valladolid (285) y Ávila (295). Casi la mitad de las capitales gastan entre 300 y 400 euros, 26 de ellas en total, y otras once invierten entre 400 y 500 euros per cápita al año.

 

PROTECCIÓN SOCIAL

  

La información de Hacienda y Administraciones Públicas también recoge el gasto de las entidades locales en actuaciones de protección y promoción social, que incluye el gasto en atención y asistencia a jóvenes, infancia, mayores, minusválidos o fomento del empleo.

  

En este ranking, y también calculando el gasto por habitante según las cifras de 2013, Sevilla es la primera capital de provincia (191 euros por vecino), seguida por Lérida (185), Ávila (177 euros), Lugo (157), Logroño (151) y Soria (150 euros por habitante).

  

La mayoría de ciudades dedica entre 60 y 100 euros per cápita y por debajo de estas cifras se sitúan solo Murcia (58 euros), Santiago de Compostela y Badajoz (55 euros cada una), Alicante (52) y Toledo (50) y cierran la lista Teruel y Pontevedra (48 euros por habitante, respectivamente).

  

También ha incluido el Ministerio la información de la deuda pública de las entidades locales. Madrid ocupa el primer lugar en deuda por habitante (414 euros) y Badajoz, el último (35 euros).

  

Además de estos tres grandes grupos, Hacienda incluye otros tres. El denominado 'producción de bienes públicos de carácter preferente' se incluyen capítulos de mejora de la calidad de vida de los ciudadanos, como tiempo libre, ocio, cultura o deporte.

  

Como actuaciones de carácter económico Hacienda considera los gastos en desarrollo de actividad económica, como agricultura, ganadería o pesca, inversión en infraestructuras básicas y transportes, comunicaciones o I+D+I.

  

Por último, en el capítulo de actuaciones generales se incluyen los gastos en constitución y funcionamiento de los órganos de gobierno, servicios información, participación ciudadana o administración.