Valladolid despide un gran World Padel Tour con la incógnita de si repetirá en la Plaza Mayor

Imagen de la Plaza Mayor en plenas tareas de desmontanje de la instalación de padel. ALBERTO MINGUEZA

El éxito de público de esta competición profesional contrasta con las diferencias en el equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Valladolid sobre la ubicación de la instalación.

Matices al margen, la imagen del Ayuntamiento de Valladolid luciendo sobre una repleta pista de padel ofrece a la ciudad un valor añadido importante sobre su capacidad para albergar eventos de repercusión nacional e internacional. El World Padel Tour lo es, aunque sea en un deporte como el padel con un target muy definido, pero las gradas de la imponente instalación estaban repletas y el movimiento generado en la zona centro de la ciudad ha sido incuestionable.

 

Falta por valorar el retorno económico de esta actividad. Hay datos para todos los gustos, pero lejos de cifras más o menos acertadas, habría que valorar el impacto de la competición en una ciudad acostumbrada a ofrecer a sus ciudadanos diferentes alternativas deportivas; tan positivo es ser un polo de atracción de campeonatos nacionales en diferentes edades de formación como apuntalar esa oferta con una cita profesional. Ambas con compatibles.

 

El alcalde de la ciudad apostó fuerte porque el Worl Padel Tour volviera a asentar sus cimientos en la Plaza Mayor, a las mismas puertas del Ayuntamiento. Y esa apuesta le ha costado un serio disgusto con sus socios de gobierno reconocidamente en contra de que el principal espacio de la ciudad sea copado por este tipo de instalaciones y eventos. De momento, Óscar Puente ha salvado esta particular bola de partido y sigue insistiendo en que Valladolid no puede perder la oportunidad de albergar esta competición. Hace un año, recién estrenado su cargo de alcalde, recibió los primeros pitos en la entrega de trofeos de la anterior edición. Puente había cuestionado la ubicación de la pista, que heredó del anterior gobierno del Partido Popular, pero la reflexión posterior le llevó hasta la reconsideración que ya conocemos. Incluso este domingo reiteró su deseo de mantener este torneo en la ciudad a través de su activa cuenta de twitter.

 

El World Padel Tour está apostando por su expansión nacional e internacional. Acaba de incorporar como director general a Mario J. Hernando, que durante 20 años ha venido ocupado diversos cargos de responsbilidad en la Liga ACB de baloncesto. El proyecto quiere asentarse y tomar una dimensión de la que Valladolid se podría caer si la Plaza Mayor se resiste a prestar su espacio por unos días para transformarse en una atractiva pista de padel.

 

El alcalde de Valladolid, Óscar Puente, ha recordado que los promotores del campeonato han asegurado que tienen otras ofertas de ciudades españolas para celebrar el torneo en lugares emblemáticos, por lo que en caso de que Valladolid decidera no dejar la Plaza Mayor, el Padel World Tour se iría de la capital del Pisuerga.

 

“A mí me gustaría que se celebrase en otro espacio que causase menos trastornos a los ciudadanos de Valladolid, pero el retorno económico compensa las molestias y yo como alcalde no puedo permitir perder este gran retorno para la ciudad”.

 

Noticias relacionadas