Valladolid despide 2014 con ilusión y ganas de fiesta

Mientras que unos afrontarán la Nochevieja con los bien conocidos cotillones que poblarán la ciudad, otros optan por una alternativa más tranquila en familia para dar la bienvenida a 2015.

Está claro, la despedida de un año y la entrada de otro nuevo supone un motivo de fiesta, jolgorio y celebración que, como no podía ser de otra manera, los vallisoletanos no están dispuestos a dejar pasar. O sí. Todo depende de gustos, claro, y es que hay quien prefiere pasarla la primera noche de 2015 con la tranquilidad que da la familia o el pueblo.

 

Las alternativas parecen bien diferenciadas. Por un lado están los más jóvenes -y los que no lo son tanto- que recién comidas las doce uvas salen pitando a los correspondientes cotillones. Decenas y decenas de fiestas en toda la ciudad en las que se juntan las ganas de pasarlo bien y la alegría a partes iguales.

 

En el otro lado del ring, quiene optan por algo mucho más relajado, distendido. ¿Por qué estresarse en salas llenas de gente y alcohol si puedes disfrutar de aquellos parientes que tanto cuesta ver a lo largo del año en la intimidad de casa? Los más osados, incluso, toman las maletas para marcharse al pueblo o a cualquier zona a la que hacer una escapada.

 

Por supuesto, también está el termino intermedio. Salir sí, pero de manera comedida que quiero que exista el día 1 de enero. En este grupo podrían incluirse aquellos que hacen fiestas en sus propios hogares o que optan por los llamados bonocopas. La cuestión es que en Tribuna hemos querido preguntar en primera persona a los vallisoletanos cómo pretenden pasar esta noche tan especial. ¿En qué grupo estás tú?

BORIS GARCÍA