Valladolid cierra el año 2015 con un aumento en las pernoctaciones del 7%

Ana Redondo, concejala de Cultura y Turismo del Ayuntamiento de Valladolid. ALBERTO MINGUEZA

Aumenta el número de turistas y excursionistas que elijen la ciudad para pasar unos días de descanso en verano, Semana Santa, puentes y fechas en la que se celebra algún acontecimiento cultural, deportivo o de ocio.

CULTURA, TURISMO Y ESPAÑOL

 

Acontecimientos de alcance internacional como la Semana Santa, SEMINCI, INTUR o el Festival de Teatro y Artes de Calle, las fiestas patronales, las grandes exposiciones, y los acontecimientos deportivos, bien distribuidos en el calendario anual, representan para el 32,68%  el principal motivo a la hora de programar su viaje por tierras vallisoletanas y permite mantener una afluencia constante de visitantes a la ciudad. 

 

La historia, el patrimonio arquitectónico –palacios e iglesias-; los museos, con el Nacional de Escultura a la cabeza y otros temáticos como el de la Ciencia, además de las entrañables casas-museo de Zorrilla y Cervantes;  el desarrollo del enoturismo y de toda una cultura alrededor del vino ha motivado que él 49,02%  de los visitantes haya elegido Valladolid para pasar unos días.

 

Una de las tendencias al alza apunta al turismo idiomático, una apuesta continua que se ve respaldada por la cada vez mayor llegada de alumnos que han elegido Valladolid para aprender o perfeccionar la lengua española. De 3.536 que lo hicieron en 2014, se ha crecido hasta los 3.939 de 2015, periodo en el que también ha aumentado el promedio de semanas contratadas por estos mismos estudiantes que ha pasado de 7,57, del año anterior, a 8,49, de los últimos doce meses.

La concejala de Cultura y Turismo, Ana Redondo, en comparecencia ante los medios de comunicación, ha hecho un positivo balance de los datos aportados por el Instituto Nacional de Estadística respecto del comportamiento del sector turístico de la ciudad a lo largo de los últimos doce meses.

 

Con respecto del número de viajeros que se han acercado a conocer los atractivos de Valladolid, éstos han pasado de los 363.550 que lo hicieron en 2014, a los 380.326 que la visitaron el año siguiente, lo que arroja un porcentaje de crecimiento del 4,61%.

 

Atendiendo al número de pernoctaciones los datos son aún mejores. Mientras los referidos al conjunto de España, apuntan una subida del 4,38%, la ciudad obtiene una excelente nota al ascender un 6,86%. En cifras totales esto supone que, de las 616.503 pernoctaciones contabilizadas en 2014, Valladolid ha pasado a 658.798 pernoctaciones realizadas en 2015.

 

Diferenciando la procedencia de los viajeros que se acercan a la capital, entre españoles y residentes fuera del país, la variación anual, en el periodo analizado, también es positiva, con un incremento, en el caso de los nacionales, del 3,65%, y en el caso de los extranjeros, del 9,05%.

 

Por otro lado, la ciudad de Valladolid ha pasado de las 505.298 pernoctaciones de nacionales y de las 111.205 de extranjeros que se contabilizaron en 2014, a las 534.339 de residentes en España y a las 124.459 de residentes en el extranjero que tuvieron lugar en 2015, lo que supone una subida, respectivamente, del 5,75% y del 11,92%.

 

Por semestres también los datos que se observan son positivos. En este sentido, los últimos seis meses del año han registrado una subida muy destacada tanto en el número de viajeros como en el número de pernoctaciones de extranjeros suponiendo, en el primero de los casos, un aumento del 10,40%, y en el segundo de los supuestos, un incremento del 14,3%.

 

Respecto del primer semestre, la subida es notable en el ambos apartados, si bien, es en el apartado de las pernoctaciones de residentes en el extranjero en donde el porcentaje también es mayor, un 8,26%.

 

En el caso de las pernoctaciones, los meses que arrojan cifras por encima de las 50.000 van de abril a noviembre –inclusive-; superando las 60.000, por este orden, septiembre, octubre, abril, y agosto, seguido, muy de cerca, por julio. En número de viajeros, también de abril a noviembre los datos son superiores a los 30.000, registrando los picos más altos, agosto, septiembre y julio. De todo esto, se desprende que Valladolid es, cada vez más, un referente vacacional en los meses de verano y puentes