Valladolid, asfixiada por la ola de calor

"¡Qué calor!". Esa es la expresión que más se escucha en las calles de Valladolid durante la jornada en la que los termómetros han superado los 35 grados antes del mediodía. Hidratarse y evitar mucho tiempo de exposición son las principales recomendaciones para evitar problemas de salud.

Vallisoletanos y visitantes están sufriendo las consecuencias de la ola de calor que afecta a buena parte del país y que en esta jornada de domingo está deparando temperaturas que se acercan a los 40 grados. De hecho, antes del mediodía ya habían superado los 36 grados haciendo desaconsejable pasear por las calles durante las horas centrales del día.

 

De hecho por cualquier calle se ha podido observar a la mayoría de las personas buscando la sombra de los edificios para evitar el sol y la botella de agua se ha vuelto en un accesorio imprescindible para muchos de los transeuntes. Terrazas vacías al sol y ocupadas las de sombra, aunque la mayoría prefiere los locales con aire acondicionado.