Valladolid ansía a Jose Tomás

Los aledaños de la Plaza de Toros son un hervidero cuando aún faltan algunas horas para que comience la histórica corrida homenaje a Víctor Barrio.

No hay localidades. La reventa por las nubes. Los aledaños de la plaza de Toros hasta la bandera. El ambiente inmejorable. Aficionados de toda España, algunos de países como Francia o Hispanoamérica… La ciudad de Valladolid es un hervidero expectante con la corrida de toros de las seis figuras, la que algunos han bautizado como la corrida del siglo.

 

Y es que muy pocas veces, por no decir prácticamente ninguna, se puede ver en un mismo cartel a Padilla, José Tomás, Morante, Juli, Manzanares y Talavante. Todo ello para rendir homenaje al que ya forma parte de la historia del toreo: Víctor Barrio, fallecido en la plaza de Teruel el pasado 9 de julio. Y una reivindicación en toda regla de la Fiesta, tan vilipendiada en los últimos tiempos.

 

Desde hace varios días no hay localidades para presenciar este festejo histórico y tan solo poco más de 10.000 almas podrán presenciar este acontecimiento único. La reventa intenta su agosto en pleno septiembre y hoteles y restaurantes también cuelgan su particular cartel de no hay billetes.

 

Comienza la feria taurina en honor a Nuestra Señora de San Lorenzo, que según la Fundación del Toro de Lidia podría dejar en Valladolid más de nueve millones de euros. A primera hora de la mañana de este primer domingo de feria, los aledaños de la Plaza de Toros de Valladolid se convertían en epicentro taurino nacional. Antes, la Federación Taurina de Valladolid había recordado al diestro Víctor Barrio con una misa oficiada en la parroquia de la Virgen del Henar, en la plaza de la Siega.

 

Ilusos tratando de conseguir una entrada, vanidosos que muestran la suya, aficionados para presenciar un multitudinario sorteo, caza autógrafos por si apareciera algún torero, muchos curiosos y algunos deseosos por presenciar la magna corrida conformar el escenario a pocas horas de la histórica fecha. Y niños, muchos niños que disfrutan de las actividades infantiles que la Fundación del Toro de Lidia ha organizado para ellos: hinchables taurinos y un encierro infantil llegado desde la Sepúlveda natal de Víctor Barrio.

 

Quedan algunas horas para las seis de la tarde, pero la Plaza de Toros y sus alrededores ya son una fiesta.