Valladolid acogió en 2015 ocho de las 16.000 solicitudes de refugio sirias de España

Los tres refugiados eritreos que llegaron a Madrid el 8 de noviembre y que acabarían en Valladolid. TRIBUNA

Una familia de cinco integrantes llegó directamente a través de la ONG Accem y los otros tres, que son eritreos, por un convenio de esta organización con el Ministerio.

REFUGIADOS SIRIOS EN VALLADOLID

 

Una familia siria de cinco integrantes, a iniciativa propia de la ONG Accem. Llegaron a mediados de septiembre a la ciudad.

 

Tres refugiados eritreos, país vecino a Siria y en una situación de represión política similar. Un convenio entre Accem y el Ministerio del Interior permitió su desembarco en Valladolid.

Valladolid, ciudad amiga de los refugiados sirios... o no. Hay motivos para pensar que se está ayudando a esta población con problemas en su país de origen, si bien otros dictan que no. Aunque parezca contradictorio, la explicación es sencilla. Valladolid ha acogido por el momento a ocho refugiados, una familia siria de cinco integrantes y tres eritreos, aunque ambos lleguen de la misma zona. El dato es alentador en cuanto a que se ha traído gente necesitada, pero descorazonador si se fija en el bajo número del que se habla.

 

Eso sí, cabe decir en este sentido que no se trata de mirar ni al Ayuntamiento de Valladolid ni a la Diputación, ni siquiera a la Junta. La distribución de refugiados depende en la actualidad de ONG’s a título propio y del Ministerio del Interior, y lo cierto es que los trámites se están retrasando más de lo esperado. Las nombradas instituciones públicas locales solo ‘reciben órdenes’, es decir, que ponen recursos a la disposición del Ministerio o de las asociaciones pertinentes, a la espera de que estos decidan aprovecharlas.

 

Así las cosas, por el momento apenas han llegado a España unas docenas de refugiados sirios y eritreos, de los cuales ocho han acabado en Valladolid a través de la Fundación Accem. Y nada más. Ocho de entre miles de solicitudes, al menos 16.000 que llegaron a España. Cinco a título propio a través de la mencionada ONG y tres por medio de un convenio de la nombrada Asociación con el Ministerio, aunque se espera que pronto, en febrero, puedan llegar más.

 

Así las cosas, los tres eritreos que llegaron a Valladolid el 8 de noviembre gracias al Ministerio de Interior lo hicieron hace ya más de dos meses, después de desembarcar en Madrid ese mismo día en avión desde Roma, donde emigraron previamente. Una travesía que ya les sitúa en una situación más holgada, desde el primer momento en que arribaron a España. Los otros cinco, la familia al completo, llegaron “un par de meses antes”, según informa Accem.

 

Y no será por que no hay capacidad, aseguran desde la ONG. Desde la dirección han hecho público que espacio y posibilidades hay, pero que es el Ministerio el que no se está moviendo con suficiente agilidad para que estos refugiados puedan buscar un destino mejor en Castilla y León o, más concretamente, en Valladolid.

 

Sin ir más lejos ellos cuentan con capacidad para dieciocho plazas de las cuales están ocupadas diecisiete –los tres eritreos, la familia siria de cinco miembros y otros nueve emigrantes de diferentes países, tales como Ucrania-, pero con capacidad para traer más si fuera necesario. “Estamos esperando a que el Ministerio nos diga cuándo acoger más”, aseguran. Pero por ahora no hay más noticias.

 

Mientras, en el resto de España la situación no es muy diferente. Con todo paralizado hasta que se pueda formar Gobierno en España después de las Elecciones, lo cierto es que las solicitudes de asilo siguen llamando de manera incesante al país. Las próximas llegadas se estiman para febrero, aunque con pocos detalles definidos por ahora. Los refugiados sirios y eritreos tendrán que esperar.