Valladolid acogerá desde julio una experiencia piloto de convivencia entre la oficina de trabajo y el Serla

La intención es iniciar ese pilotaje en una oficina en julio para su posterior extensión al resto de la Comunidad a lo largo de 2017.

Valladolid acogerá desde el mes de julio de 2016 una experiencia piloto de convivencia entre la Oficina Territorial de Trabajo y el Servicio de Relaciones Laborales de Castilla y León (Serla) para evaluar la viabilidad técnica y económica del nuevo procedimiento de relaciones laborales y adoptar las medidas necesarias para introducir la resolución extrajudicial de los conflictos laborales individuales.

 

Según ha explicado el presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, tras firmar el acuerdo con los agentes económicos y sociales para implantar ese sistema de arbitraje individual en el Serla, la intención es iniciar ese pilotaje en una oficina en julio para su posterior extensión al resto de la Comunidad a lo largo de 2017.

 

Herrera ha insistido en la conveniencia de fijar ese "calendario prudente" de implantación del sistema de arbitraje para conflictos laborales individuales ante el reconocimiento de que las comunidades autónomas que ya lo hacen tienen aunadas las competencias laborales y judiciales, algo que no ocurre en Castilla y León donde habrá que hacer un "ejercicio de suma y resta" sobre el ahorro que supondría el nuevo sistema de intermediación.

 

En este sentido, ha apuntado a la posibilidad de explorar un acuerdo con la Administración General del Estado para analizar la compensación de ahorros y costes que supondría la prestación de esa servicio de intermediación en conflictos laborales individuales.

 

El servicio atiende una media de 230 casos anuales y recibe una aportación de la Junta de 583.000 euros. Con esta reforma y la incorporación de la mediación en conflictos individuales pasaría intervenir en unos 12.000 casos, lo que supondrá la necesidad de acometer un incremento de gastos y personal que, según los cálculos de los sindicatos, alcanzaría unos tres millones de euros.