Valladolid acoge este verano a una treintena de niños saharauis del campamento Tindouf

Recepción en la Diputación de Valladolid a los niños saharauis en 2015

Durante los días 4 y 9 de julio llegan a Valladolid los niños saharauis gracias a la Asociación Cultural Amigos del Pueblo Saharaui de Castilla y León.Treinta son los candidatos a disfrutar de un verano distinto lleno de nuevas experiencias.

CARTEL PARA LA INSCRIPCIÓN DE FAMILIAS VOLUNTARIAS

 

¿Se imagina estar expuesto en verano a temperaturas de 50 grados y el único paisaje es un desierto infinito? Esta es la vida de miles de niños a los que el destino les ha jugado una mala pasada. Pero el invierno no es un soplo de aire fresco, sino todo lo contrario, unos meses de frío casi insoportable capaz de congelar a cualquiera.

 

Estos niños viven en tiendas de campaña o jaimas, situadas en el área de Hamada de Tindouf. Cerca de 20.000 personas que tuvieron que huir años atrás, se dispersan en cuatro wilayas (campamentos) llamados Smara, Ausserd, Dajla y El Aaiún. Su objetivo, sobrevivir cada día. Como dato positivo, el analfabetismo ha disminuido considerablemente ya que cada campamento dispone de una guardería y una escuela de primaria. Además, cada vez son menos los casos de malnutrición o mortalidad infantil.

 

La sociedad lleva años siendo consciente de esta situación, por ello todas las ayudas son bien recibidas. Cualquier muestra de colaboración es una luz de esperanza para las miles de familias que por desgracia tienen que subsistir en condiciones pésimas.

 

La ciudad de Valladolid, no da la espalda y aporta su granito de arena. La existencia de la Asociación Cultural Amigos del Pueblo Saharahui de Castilla y León Valladolid (ASHVA) da prioridad a los más pequeños con su programa ‘Vacaciones en paz’. Permite que niños saharauis viajen a España en busca de una segunda oportunidad aunque sea durante dos meses. Menos es nada, y los pequeños pueden disfrutar de una cultura distinta y proceder a un intercambio de costumbres.

 

Niños de entre ocho y doce años procedentes de campamentos de refugiados en el desierto de Argelia llegan los días 4 y 9 de julio a Valladolid. Un total de 30 niños serán recibidos con los brazos abiertos por familias dispuestas a conseguir que pasen un verano inolvidable. El año 2016 sonríe a la suerte y hay un crecimiento de colaboración aunque la crisis ha marcado un antes y un después. De manera que a partir de 2008 y posteriores el número decreció” explica a TRIBUNA un miembro de ASHVA, Rufu Martín.

 

Respecto a las condiciones de los niños que pisan suelo español por primera vez, ya que pueden volver a repetir hasta los 12 años, escon una mano delante y con una mano detrás. Vienen con lo puesto”. No traen ningún tipo de equipaje y luego vuelven con cosas proporcionadas por la familia. Además, hacen frente a 16 horas dentro de un avión “dependiendo de los casos” continua Martín. Otros pasan 12 horas, y de una manera más cómoda.

 

La asociación quiere lograr que esos niños vuelvan otra vez “cuando llegan a ocho años entran en edad para ser incluidos en el programa”, una vez ahí, “habitualmente las familias al siguiente año lo reclaman, por ello también la asociación que es la que toma las decisiones” cuenta Martín y lo normal es que ese niño vuelva a venir “por ser solicitado”.

 

¿Esta pensando en acoger a un niño algún verano? El programa ‘Vacaciones en paz’ ofrece la oportunidad de hacer los trámites un poco más fáciles ya que “se dan todos los papeles necesarios”. “Las familias interesadas son entrevistadas por una trabajadora social”, pero no tienen porque estar casadas o tener hijos. Lo único, “tener una tarjeta de la Seguridad Social”, concluye Martín a TRIBUNA.