Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

Valdés, crónica de un adiós anunciado

El todavía portero del FC Barcelona Víctor Valdés podría dejar de defender el arco blaugrana tras el último partido de Liga BBVA de este sábado, contra el Málaga, o bien quedarse para cumplir su último año de contrato hasta junio de 2014, cuando como muy tarde se despedirá entonces del Camp Nou.

El coliseo azulgrana le ha visto grandes actuaciones, pero también le ha señalado y le ha sometido a una presión que, once temporadas después de su debut, ha propiciado que prefiera irse a renovar dejando así huérfana una portería de la que era dueño absoluto.


"Me gustaría probar otras culturas y otro tipo de fútbol", comentó tajante en una rueda de prensa el 3 de enero de este mismo año, dejando helados a los presentes y a su afición. Abrió entonces una puerta, una vía que le alejaba del FC Barcelona, y empezó a escribir su propia crónica del adiós anunciado.

Mientras desde el club blaugrana aseguraban que las negociaciones iban por el buen camino, y confiaban en que uno de los emblemas del club, ejemplo de niño criado en la Masia y capitán del primer equipo junto a Puyol, Xavi e Iniesta acabaría firmando, igual que hicieron los dos primeros capitanes, por la cabeza del guardameta pasaba otra cosa bien distinta.

Y es que la última vez que se enfrentó a la prensa aquel 3 de enero, antes de anunciar y confirmar este viernes su adiós sea este verano o el próximo, aseguró que "nada" le sorprendía en alusión a más críticas a su rendimiento por parte de su afición.

"Es la tónica de siempre. Nuestra posición es muy jugosa para ser criticada y aquí las he visto de todos los colores. Pero yo siempre he dicho que de la portería del Barcelona solo puede opinar el que ha estado ahí abajo", señaló entonces. "La portería del Barça es complicada en todos los sentidos, y llevo muchos años defendiéndola", argumentó.

Se intuía ya un cansancio grande, un desapego hacia una portería bajo la que ha crecido y con la que, pese a estas manifestaciones, se ha ganado el cariño y afecto de una afición que sí, que históricamente es agresiva y desagradecida hacia sus porteros, pero que había llegado a apreciarle y quererle casi tanto o más que a los míticos Urruti o Ramallets, con quien por cierto comparte el honor y el récord de poseer cinco Trofeos Zamora (2005, 2009, 2010, 2011 y 2012). Esta temporada no se hará con el sexto por culpa del emergente Courtois, que está en las quinielas para ser su sucesor en can Barça.

No obstante, el 11 de enero quiso rebajar la tensión y la ola de rumores que el mismo empezó con un escueto manifiesto en su perfil de la red social 'Facebook'. "Hola a todos, quiero aclarar que todavía no me he pronunciado acerca de mi futuro, en su momento lo haré. Todo lo que se esté hablando al respecto, son especulaciones", aseguró.

Pero estas especulaciones se hicieron oficiales seis días después, y quizá no escogió la mejor manera de hacerlo, por lo menos no la más abierta y clara. Vía comunicado de sus agentes a una agencia de noticias, anunció que no iba a renovar. "Los agentes de Víctor Valdés han comunicado al FC Barcelona en la reunión mantenida esta tarde la decisión irrevocable por parte del jugador de no renovar su contrato, evitando así entrar a valorar temas económicos", rezaba el comunicado.

A partir de aquí empezó a movilizarse el vestuario, sus propios compañeros, primero para pedir respeto hacia él y su decisión, pero también con la esperanza de que pudiera cambiar de opinión y seguir a su lado en busca de más títulos, y es que el gran ciclo blaugrana en el último lustro no se entendería sin Valdés.

AQUELLA NOCHE EN PARÍS

Él mismo empezó a hacer grande a este Barça con una sublime actuación en París, en 2006, para conseguir la segunda de las cuatro Ligas de Campeones del club. En total, en once campañas, ha ganado 20 títulos como blaugrana: 6 Ligas, 3 Ligas de Campeones, 2 Copas del Rey, 2 Supercopas de Europa, 5 Supercopas de España y 2 Mundiales de Clubes. Además, el Mundial 2010 y Eurocopa 2012 con España y los 5 citados Zamora.

"No es fácil decir 'no sigo aquí', es respetable", apuntó Iniesta, en sintonía con la opinión de Cesc Fàbregas: "Hay que respetarle y cerrar el tema". Pero Xavi, una de las voces cantantes de este grupo, fue más allá en su defensa: "Tarde o temprano saldrá y dirá la suya, pero hay que respetarle como capitán que es. Es una persona extraordinaria y lo ha demostrado dentro y fuera del campo, ya saldrá a dar sus explicaciones. Se ha ganado que le tengamos respeto porque es un profesional espectacular y es un ejemplo para nosotros dentro y fuera del campo". Nada más que decir.

Por parte de la directiva, el 28 de enero salió a la palestra el propio presidente, Sandro Rosell, si bien no consiguió el efecto deseado. "El Camp Nou dicta sentencia y ayer la dio, ayer dijo que quiere a Víctor Valdés, que para nosotros es el mejor portero. Él no ha dicho no al Barça, ha dicho que cuando se acabe su contrato quiere probar nuevas experiencias. Dicho esto, tenemos la puerta abierta para que cuando lo crea conveniente, si así lo cree y se lo repiensa, venga y hable con nosotros", argumentó el máximo dirigente.

Si hubo cualquier intento de reacción o de llegar a buen puerto en las negociaciones tras este discurso, no lo sabremos. Pero, visto lo visto el reciente 13 de mayo por boca de quien debía conseguir plasmar esta renovación, el director deportivo y exportero del 'Dream Team', Andoni Zubizarreta, no fue así. "Valdés es un grandioso portero, un jugador que no tiene amortización. Si Valdés quiere irse, nos sentaremos con él y buscaremos la mejor opción. Yo pensaba que su renovación iba bien, y entono el 'mea culpa'", se autoculpó 'Zubi'.

Tras un largo silencio, en que no obstante 'La pantera de L'Hospitalet' siguió jugando y defendiendo sus tres palos para, pese a la eliminación en 'Champions' en semifinales contra el FC Bayern Múnich, confirmar el 22º título de Liga BBVA, este jueves 30 de mayo convocó a la prensa para este viernes, cuando por fin se ha explicado y ha dejado toco claro, excepto su futuro destino, y ha acabado de escribir la propia crónica de un adiós anunciado.