Valdés, adiós "irrevocable" en 2014

"Estoy abierto para buscar la mejor solución para que salga ganando el Barça y yo".

El portero del FC Barcelona Víctor Valdés ha confirmado  que no renovará su contrato y que tiene intención de abandonar el club azulgrana cuando lo finalice, en verano de 2014, "una decisión firme e irrevocable", pero no ha querido revelar si estará la próxima temporada, porque "a un año y medio vista hay tiempo suficiente para buscar la mejor solución para que siga ganando el Barça" y también el propio jugador.


"No voy a valorar ninguna propuesta. Es un halago que me la hagan, pero tengo mi decisión tomada, que es firme, irrevocable y así se lo hice saber al club", declaró el guardameta en la sala de prensa Ricard Maxenchs del Camp Nou, su primera comparecencia ante los periodistas desde que se hiciera pública su intención de no renovar su contrato, que finaliza en junio de 2014. "Entiendo que a un año y medio vista hay tiempo suficiente para buscar la mejor solución para que siga ganando el Barça y también yo", añadió.

El catalán recordó que "la portería de este club pesa mucho". "Desde jovencito he sentido la responsabilidad que conlleva representar esta camiseta. Es una decisión que se va madurando con el paso del tiempo y psicológicamente te va agotando. Considero que mi ciclo futbolístico finaliza la temporada que viene y por eso tomo la decisión de decírselo al club cuando en enero me propuso renovar", explicó el azulgrana, que aseguró que tomó la decisión de "no entrar a negociar".

Además, bajo la atenta mirada del resto de capitanes Carles Puyol, Xavi Hernández y Andrés Iniesta, subrayó que nunca deseó que "se especulara con un cifra económica". "Decido que hay que sacar un comunicado, el club opina diferente y me siento obligado a sacarlo a título personal. Lo siento por la gente que se pueda sentir decepcionada porque etapa en el club finalice el año que viene, pero me gusta ir de cara al aficionado, con sinceridad y transparencia", recalcó.

"Me siento con fuerzas, es una decisión que tomé en enero y coincidió que el club me preguntó. Quería ir de cara y nada más. La relación con todos en el club siempre ha sido cordial. La afición me ha apoyado mucho los últimos meses sobre todo viendo las informaciones que salían, he notado cariño y eso me emociona. Me quedo con eso", se sinceró sobre lo que realmente se llevará consigo una vez deje la disciplina blaugrana.

En este sentido, atribuye pues su marcha a un acto de "responsabilidad". "También la presión, a que siento que es así y que mi etapa futbolística aquí llega a la fin en esa fecha. Hasta el último día que lleve esta camiseta la defenderé a muerte y con la máxima profesionalidad. Son muchos años, y es una cosa normal que se puede llegar a entender", replicó.

Preguntado por el motivo del silencio en estos meses, Valdés aseguró que se debe a que quería centrarse en su trabajo. "Mi silencio tenía una razón principal, una vez he ido de cara al club y al socio centrarme en trabajar. He dicho la mía, intentaba evitar especulaciones. Podía haber salido antes a hablar, sé que he decepcionado a mucha gente, pero soy el primero que asume cómo he actuado. La razón era centrarme en el trabajo con mis compañeros y no intoxicar nada. He ido de cara y nada más", reiteró.

"ME SIENTO MUY QUERIDO"

Pese a que Valdés cree que es "lógico" el agotamiento que siente, confesó sentirse "muy querido" por el club y por la afición, lo más importante para él. "Es una posición en que te someten a mucha presión y yo mismo también. Me he sentido valorado por el club, en absoluto y sin duda alguna. Han intentado mantener un bloque unido y una filosofía que nos ha dado tanto y yo soy uno más. Me he sentido querido no, muy querido", manifestó.

Valdés, que tiene la noche de París en 2006 como su mejor recuerdo, ya que gracias a su brillante actuación el FC Barcelona conquistó su segunda Liga de Campeones de la historia contra el Arsenal, todavía no tiene claro dónde estará su futuro futbolístico, y tampoco quiso entrar a valorar su sustituto, si bien elogió a Pepe Reina y comentó que podría jugar perfectamente de nuevo en la portería blaugrana.

Eso sí, desveló la clave de todo buen portero para este Barça; el uno contra uno. "Todos hablan del juego con los pies, siempre he pensado que el portero del Barça tiene que ser el mejor en el uno contra uno. Los números dicen que el portero se encontrará con 25-30 uno contra uno que decidirán partidos. Más que el juego con los pies, que con entrenamiento se puede mejorar, yo ni chutaba con 10 años, lo más importante es el uno contra uno", se sinceró.

El catalán lleva 11 temporadas vistiendo la elástica del primer equipo blaugrana, y ha alzado con él seis Ligas, tres Ligas de Campeones, dos Copas del Rey, cinco Supercopas de España, dos Supercopas de Europa y dos Copas Mundiales de Clubes, un total de 20 títulos que se suman a los cinco Trofeos Zamora que ha ganado.
 

 

 

 

 

 Víctor Valdés

Noticias relacionadas