¿Utilizas Android? Cinco consejos para mantenerlo limpio y optimizado

El "otro" sistema operativo para móviles

Sientes que tu 'smartphone' no funciona como debería y no sabes muy bien por qué? Una de las posibilidades es que tengas el terminal lleno de basura y que no lo tengas bien optimizado.

La obsolescencia programada es algo que preocupa a muchos usuarios. ¿Para qué voy a gastarme mucho dinero en un buen teléfono o en un buen aparato electrónico si me va a durar dos días? Cierto es que, conforme va pasando el tiempo, menos dura cualquier dispositivo, pero es muy importante cuidarlos lo máximo posible, más aún si se trata de un móvil que se utiliza a todas horas los 365 días del año para unas cosas u otras.

 

Para todos aquellos usuarios de Android que no tengan claro cómo limpiar u optimizar de una forma sencilla su terminal, aquí dejamos cinco consejos rápidos para que esa basura que tienes, que no usas y que no sabes dónde está, desaparezca de tus dominios y tengas el 'smartphone' optimizado y cuidado.

 

1. INSTALA UN ANTIVIRUS

 

Internet está lleno de 'malware' o virus que no sabes cuándo pueden entrar en tu dispositivo ni cómo – se han dado hasta casos de aplicaciones descargadas en las propias tiendas de los sistemas operativos móviles que contenían algún tipo de infección -, por lo que es vital tener algún tipo de barrera que te ayude a alejarlos.

 

Muchos de estos programas o archivos perjudiciales tienen como objetivo el robo de datos, por no decir todos, pero también los hay que se encargan de infestar el teléfono y afectar a su rendimiento. 

 

Asegúrate de que el antivirus está siempre activo y haciendo su trabajo, además de que hace análisis periódicos al dispositivo para evitar que el 'malware' haga acto de presencia.

 

2. BORRA EL CACHÉ DE TODAS LAS APLICACIONES

 

El caché es una memoria auxiliar que utilizan los terminales para guardar archivos o rutas a los que necesita acceder de forma rápida. El problema viene cuando, al tener una cantidad importante de aplicaciones o al usar el 'smartphone' continuamente, este caché empieza a ocupar mucho espacio y a comerse muchos de los recursos que se tienen disponibles.

 

Borrar el caché en Android es muy fácil. Tendrás que ir a Ajustes > Aplicaciones. Una vez tienes delante la lista de todo aquello que tengas instalado en el móvil, si pulsas sobre cualquiera de las apps, te saldrán una serie de opciones bajo los botones de “desinstalar” (si es una app de fábrica esto no te aparecerá) y "forzar detención". Tendrás que elegir la opción de "Almacenamiento", pulsar sobre ella y darle a borrar caché de la aplicación. 

 

Ya que estás aquí, de paso puedes aprovechar para borrar los datos de dicha app – si es una aplicación con acceso a archivos, asegúrate de haberlos pasado a un ordenador antes o sino los perderás.

 

3. INSTALA UN OPTIMIZADOR PARA EL TELÉFONO

 

Hay multitud de programas que limpian y optimizan el teléfono, sobre todo en el caso de Android. Elijas el que elijas, te ayudará a borrar los archivos basura de forma más o menos automática (dependiendo de qué programa sea), a optimizar el rendimiento de tu RAM o a eliminar las aplicaciones que se ejecutan en segundo plano y que consumen recursos a pesar de que tú no las estés utilizando.

 

Estas aplicaciones, generalmente, también te avisan con una notificación cuando tu teléfono tiene algún problema o está llegando a su límite de rendimiento, así tendrás siempre controlado que todo funcione correctamente y que el terminal no se te sobrecargue, cosa que también puede producir un incremento en el uso de la batería y que se te apague en los peores momentos.

 

4. NO LLENES LA MEMORIA DEL TELÉFONO CON COSAS QUE NO USAS

 

¿Cuántas veces habremos oído a nuestras madres eso de: “hijo, tienes que limpiar la habitación, que lo tienes todo manga por hombro”? Pues con el teléfono igual.

 

Borra de la memoria todo aquello que no uses. Ya sean aplicaciones, fotos, vídeos o música, todo lo que se almacena, ocupa espacio y un espacio llenado al máximo de su capacidad lo único que hace es que el teléfono móvil de más problemas – que no se puedan hacer descargas de apps que realmente usas, que no puedas guardar un archivo del trabajo importante, que no puedas ejecutar ciertas funciones, etc. - y que su rendimiento baje considerablemente.

 

Si tienes ya un limpiador u optimizador instalado, buena parte de esta limpieza te la hará él por sí solo, pero siempre es conveniente que eches de vez en cuando un vistazo a tus archivos y borres cosas inútiles u olvidadas por ti mismo.

 

5. REDUCE EL NÚMERO DE PANTALLAS DE INICIO Y WIGDETS 

 

Intenta reorganizar todo aquello que uses en una única pantalla (las carpetas ayudan mucho en estos casos) y, para acceder al resto de cosas que solo usas una vez de cada mil, vete al menú de todas las aplicaciones. Así, reducirás los recursos que utiliza el terminal, sobre todo en lo que a RAM se refiere (a más pantallas de inicio, mayor consumo de RAM), pero también aumentarás su eficiencia al tener todo más a mano.

 

En cuanto a los widgets, éstos también consumen recursos: tener un widget activo y abierto significa que la aplicación correspondiente también está abierta. Cuantos menos widgets tengas, mejor optimizado estará tu terminal Android.